Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cuando Bergoglio afeitó a Borges y otras tres anécdotas sobre el escritor, a 31 años de su muerte

Falleció el 14 de junio de 1986

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 14 de junio de 2017 • 16:10
Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges. Foto: Archivo
0

Jorge Luis Borges nació el 24 de agosto de 1899 y murió el 14 de junio de 1986. Poeta, ensayista y cuentista, fue uno de los más grandes escritores del siglo XX. A continuación, y a propósito del aniversario 31 de su fallecimiento, cuatro cosas que quizás no sabías del autor.

Pasión por el cine

El escritor quedó ciego, de manera gradual, producto de una enfermedad congénita que heredó de su padre. "Se ha extendido desde 1899 [el año de su nacimiento] sin momentos dramáticos, un lento crepúsculo que duró más de medio siglo", dijo el propio Borges. La ceguera no le impidió continuar con su carrera de escritor. Pero tampoco le impidió ir al cine: "Voy al cine a escuchar el diálogo y me cuentan si las fotografías son buenas o malas", reveló Borges, según el libro "Borges ante el espejo", de Justo Molachino y Jorge Mejía Prieto.

Breve carrera de actor

Su gusto por el cine lo llevó, de hecho, a participar de la película documental "Borges, un destino sudamericano", del director José Luis Di Zeo. Allí, el escritor aceptó asumir el papel de Juan Dahlmann, protagonista de su cuento "El Sur", sobre el que se basa el documental. "En realidad, él quería hacerlo, pero puede que nadie se lo haya propuesto antes. Borges, más que actuar, jugó con un cuchillo, pero se lo tomó muy en serio. Ese día, se levantó a las cinco de la mañana en su casa de Maipú, esperando que pasáramos a buscarlo. Estuvo nervioso, se peleó con la maquilladora y pidió perdón por tartamudear un poco. Fue extraordinario", contó el director a LA NACION.

Su demoledora opinión sobre Charles Chaplin

A Borges no le gustaba Chaplin. Ni un poquito. "Chaplin es uno de los dioses más seguros de la mitología de nuestro tiempo. Como cineasta, una porquería. Sólo 'La quimera del oro' era un lindo film, porque estaba defendido de la fealdad por el paisaje de Alaska, con gigantes vestidos de pieles sobre un fondo de nieve. En las demás películas está rodeado de tachos de basura o de escenas lujosas igualmente horribles. Además siempre fue muy vanidoso. Trabajó rodeado de mascotas, no de buenos actores. Siempre quiso ocupar el centro de la escena. Sólo a él hay que tenerle lástima. Es un personaje sentimental, los otros no existen. El cine ha progresado y Chaplin ha permanecido tan malo como al principio. Sus fotografías son igualmente espantosas. En cambio, Buster Keaton era un caballero", dijo Borges, según recopiló el libro "Borges ante el espejo".

Cuando Bergoglio afeitó a Borges

El actual Papa y el escritor se conocieron en 1965. Ese año, Jorge Bergoglio, maestro jesuita de Literatura del Colegio Inmaculada Concepción de Santa Fe, convocó al escritor para que diera un curso a sus alumnos. Uno de ellos, Jorge Milia, relató a BBC la experiencia, y contó una peculiar anécdota. Era usual que Bergoglio pasara a buscar al escritor para llevarlo al colegio. Un día, ambos llegaron tarde. "Cuando vienen, yo disimuladamente le hago el gesto de '¿qué pasó?' -porque algo había pasado- y Jorge también disimuladamente me dice: 'El viejo me pidió que lo afeitara'", dijo Milia a BBC. La ceguera le impedía a Borges hacerlo él mismo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas