Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Llueven dólares del exterior pero todavía siguen sin ir a la economía real

La inversión extranjera directa volvió a caer en mayo e incluso es la mitad de la que llegaba hace un año, pero tomó nuevo impulso el ingreso de capitales financieros

Miércoles 14 de junio de 2017 • 18:38
SEGUIR
LA NACION
0
Llueven dólares del exterior pero siguen sin ir a la economía real
Llueven dólares del exterior pero siguen sin ir a la economía real. Foto: Archivo

Las buenas recepciones y los apoyos que ha logrado el presidente Mauricio Macri cada vez que realiza un viaje al exterior o el aval que cada mandatario que visita el país entregó a las reformas económicas en marcha no suponen aún ningún rédito en materia de inversiones extranjeras directas en el país.

El dato volvió a quedar a la vista hoy al divulgar el Banco Central (BCRA) el balance cambiario de mayo, un completo compendio de los movimientos de divisas que sirve de aproximación a los movimientos que se registran en la economía local.

Esa radiografía muestra que, con el alza de las tasas de interés internas para tratar de refrenar la inflación, se volvió a acelerar el ingreso de capitales para apostar a inversiones de portafolio y volvieron a caer, por segundo mes consecutivo, los ingresos para hundir capital en el país al punto de ubicarse en algo más de la mitad de lo que había entrado a esta misma altura del 2016 o de lo ingresado por ese concepto en el pasado mes de marzo.

Según los datos del BCRA el mes pasado arribaron apenas US$ 143 millones en concepto de inversiones extranjeras directas al país. La cifra supone un descenso del 25% respecto de los US$ 190 millones arribados en abril; del 62% respecto de los US$ 380 millones de marzo y una caída del 45% respecto del promedio de US$ 260 millones que ingresaron al país en el segundo trimestre del año anterior, cuando este reporte oficial tenía una frecuencia precisamente trimestral (pasó a ser mensual desde la segunda parte del 2016).

Se trata de una cifra ínfima para una economía que, pese a sus problemas, aún pelea el segundo lugar en la región y demostrativa de lo que cuesta recuperar atractivo para los capitales extranjeros de largo plazo (aquellos que favorecen los períodos de desarrollo) tras haber desaprovecha en los última década el despegue que mostró la inversión extranjera directa en América latina y el mundo emergente, en general.

Para el economista Gabriel Caamaño, del Estudio Ledesma, todo responde a que hoy "cuesta en la Argentina encontrar negocios en la economía real". Eso hace que aunque el país haya vuelto a ser mirado con sumo interés aún no se concreten las inversiones.

"Las operaciones financieras tienen mayor retorno y, por sus características de movilidad, menos riesgo o mayor capacidad de reacción ante los posibles cambios de escenarios. Pero hundir capital es una decisión que toma tiempo", explica. "Y hay que entender que cuando el propio gobierno dice que las reformas que pueden hacer cambiar esa ecuación quedan para después de las elecciones o el año que viene de alguna manera está alentando esta ralentización de la IED".

Los US$ 143 millones que llegaron en mayo para hundirse en la economía local se volcaron a "los sectores Petróleo" con US$ 38 millones y Productos Minerales no Metálicos (Cementos, Cerámicos y Otros) por US$ 32 millones", detalló el informe oficial. Pero representaron apenas el 14% de las acreditaciones netas por ingresos desde el exterior que llegaron a US$ 1035 millones en el mismo mes y estuvieron "mayormente por ingresos de cartera de no residentes destinados a suscribir en moneda extranjera títulos públicos por US$ 630 millones", un dato que muestra que, pese a las desmentidas oficiales y los intentos por dificultar su marcha, la bicicleta financiera aún transita cómodamente.

Otro dato da sustento a este concepto. Mayo fue un mes récord en desdolarización local: las ventas mensuales de billetes de clientes totalizaron US$ 1581 millones "máximo nivel histórico", admite el informe. El 52% de esas ventas las realizaron "clientes por encima a US$ 2 millones", es decir, empresas, fondos o personas de alto patrimonio que apuestan a que el dólar se mantendrá estable (y el peso apreciado) en la plaza local por aún tiempo más.

Ese convencimiento parece ir "popularizandose". Por esta razón, si bien en términos brutos las compras de billetes se mantuvieron al totalizar US$ 2.358 millones, el total de compradores cayó por quinto mes consecutivo al registrar operaciones 745.000 clientes, entre personas físicas y jurídicas en total.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas