Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un reality show de famosos a los que nadie conoce

Jueves 15 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Animadores / Autor: Gabriel Nesci / Elenco: Fernán Mirás, Jazmín Stuart, Marcelo Mazzarelo, Damián Dreizik, Gustavo Garzón, Horacio Embón, Andrea Rincón, Mario Alarcón / Producción: Gastón Rothschild e Ignacio Rey / Dirección: Gabriel Nesci / Canal: TV Pública / Horario: Jueves, a las 22.,animadores / Nuestra opinión: buena.

La llegada de los reality shows reformuló el funcionamiento del límite entre la fama y el anonimato. En una primera variedad del género, en la que los realities se constituían por grupos de personas desconocidas que exponían su intimidad día y noche mientras competían para vencer algún desafío -como en Gran Hermano o Expedición Robinson-, el programa servía para que esas personas, anónimas hasta entonces, adquirieran celebridad. En una segunda etapa del desarrollo del género apareció la otra cara de la moneda. El artificio sufrió una torsión y lo que se hizo fue exponer la parte no conocida de los famosos, mostrando todos los episodios de su vida cotidiana, sin importar el grado de banalidad que tuvieran. El objetivo: aumentar la empatía entre el famoso y sus fans.

Animadores es una comedia que parodia el tránsito por esta frontera. El relato remeda el formato del segundo tipo de realities. Se presenta como un programa que mostrará la intimidad de los integrantes de una empresa dedicada a animar eventos. El primer desajuste con la realidad que genera humor se produce con este planteo. Los integrantes de la compañía son absolutamente desconocidos para el gran público, pero supuestamente su participación como protagonistas de un reality reviste interés.

El creador de esta propuesta, Gabriel Nesci, es el mismo que anteriormente hizo Todos contra Juan, en la pantalla chica y Días de vinilo, en la grande. En las tres, el territorio que transitan las historias es el de esa frontera entre el anonimato y la fama en estos días de multiplicación mediática. La obsesión por recuperar la popularidad perdida, en la primera; la notoriedad que puede brindar la exposición pública de una intimidad que inesperadamente se viraliza, en la segunda, y el desvelo por usar las herramientas mediáticas para sortear la vigilancia del virtual cancerbero que impide la entrada a la galería de la celebridad, en la tercera. El elemento común que aparece en los tres: la afinidad por lo retro y su utilización como fuente humorística.

Los personajes principales de este relato son Omar (Mirás), el dueño de "Evento en popa", la pyme dedicada a organizar festejos; Víctor (Mazzarelo), un mago de medio pelo que se gana la vida vendiendo películas pirateadas; Connie (Stuart), una aspirante a cantante melódica que por ahora debe contentarse con ser mesera en un restaurante y Darío (Dreizik), un vetrílocuo que confunde la realidad con la fantasía de su muñeco y tiene que soportar a una esposa que lo trata bastante mal. A este elenco mínimo se le suman en cada episodio, artistas conocidos que hacen de ellos mismos. Dos recursos propios de las sitcoms que, aunque esta propuesta no responda cabalmente a ese género, funcionan muy bien: la presencia de una base de personajes muy bien construidos y la aparición de figuras famosas que realzan el interés por las situaciones particulares que se generan en cada episodio. Con recursos narrativos simples, actores que despliegan su labor con buen oficio y el tránsito por una temática que maneja con mucha práctica, Nesci propone un producto muy eficaz en el arte de hacer reír.ß Ricardo Marín

0,4

puntos de rating

Fue lo que midió el programa en las dos emisiones que se vieron hasta ahora, según Ibope

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas