Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La historia del inesperado refuerzo que le cayó a Ariel Holan

Aunque se demoró la habilitación de la AFA, Leandro Fernández podrá jugar las dos últimas fechas, claves para entrar en la Libertadores

Jueves 15 de junio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
A Leandro Fernández lo frenaron las lesiones
A Leandro Fernández lo frenaron las lesiones. Foto: Télam

Ariel Holan se encontró con un refuerzo inesperado en un momento decisivo del torneo. En plena lucha por un lugar en la próxima Copa Libertadores de América, a Independiente le floreció un delantero. Leandro Fernández, quien venía de reponerse de dos graves lesiones consecutivas, fue habilitado durante la última semana por el comité ejecutivo de la AFA para jugar en el torneo local, en una maniobra de la que forma parte Nicolás Figal, suspendido por un caso de doping. De esta manera, Fernández, que ocupará el lugar que quedó vacante tras la baja indefinida del defensor, será una alternativa directa para un plantel con pocas variantes y que, tras el áspero partido con Boca, aumentó el número de sus lesionados. Hoy no fue convocado para el partido frente a Defensa y Justicia porque aún no es oficial la sanción a Figal.

El 13 de enero del año pasado, Independiente sacudió el mercado local al contratar a uno de los futbolistas más buscados de aquel receso. Tras una apretada disputa con Boca, el Rojo ganó la pulseada y logró comprar el 50 por ciento de la ficha del ex Godoy Cruz de Mendoza en una cifra que superó el millón y medio de dólares. Su llegada pareció justificarse con urgencia: tras sus primeros partidos, el versátil atacante dio muestras de prestigio y velocidad. De todos modos, su arribo coincidió con un torneo irregular, en el que el equipo no pudo sostener el alto nivel del semestre previo. Tuvo que convivir con un conjunto que sobrevoló entre buenos chispazos y rendimientos apáticos, que desembocaron en la salida anticipada de Mauricio Pellegrino.

Más tarde Gabriel Milito fue incorporado como DT. Empezaba la peor etapa de Fernández. En un adelanto de lo que sería una pésima campaña de Independiente bajo el mando de Milito, Fernández -como titular- empezó la temporada con poca fortuna. En el primer partido del campeonato -el 28 de agosto, ante Belgrano, en Córdoba-, el delantero sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha, una de las lesiones más temidas por los deportistas. Fue en un movimiento sencillo, casi de rutina, en el que Fernández intentaba presionar a Lucas Aveldaño para llevarlo al error. Sin siquiera tocarlo, el delantero se derrumbó solo.

A partir de ahí comenzó un largo trajinar para recuperarse. Durante la pretemporada de este año todo iba por los carriles normales, pero otro imprevisto postergó su puesta a punto. Con los ligamentos cada vez más firmes, la mañana del 18 de enero, mientras se ejercitaba en Villa Domínico, los que fallaron fueron sus meniscos, también de la pierna derecha. Un día después ya había sido operado. Recién a mediados de abril volvió a tomar contacto con la pelota. Su evolución había entrado en la etapa final. Un amistoso ante Talleres (RE) sirvió para que el santafecino empezara a ajustar su ritmo. No había secuelas.

Tres semanas después fue convocado a la reserva, en la derrota 2-1 ante Newell's. El 17 de mayo, Holan lo introdujo entre los titulares en el duelo con Camioneros, por la Copa Argentina, partido que Independiente afrontó con una alineación de segunda línea. Después de 262 días, Fernández volvía a jugar en un partido oficial. Mientras, siguió afilando sus movimientos en los enfrentamientos de reserva. A fin de mes, cada vez en mejor estado, viajó a Perú para el choque con Alianza Lima -por la Copa Sudamericana-, en el que ingresó en el segundo tiempo. La mira, a esa altura, estaba puesta en el campeonato local.

Por cuestiones reglamentarias, Fernández pensó que recién sería habilitado para el próximo semestre. Su cupo había sido cedido a Maximiliano Meza, quien fue contratado en septiembre del año pasado para suplir su ausencia, por lo que no había muchas vías para liberar un lugar. Pero la suspensión de Figal abrió un marco legal que le permitió a Independiente aferrarse al reglamento.

Holan sumó un refuerzo inesperado. Con cuatro partidos por delante (Defensa y Justicia, Olimpo, Unión y Lanús) que marcarán el color de la temporada 2017-2018, Independiente, uno de los mejores equipos del semestre, irá en busca de un lugar en la Libertadores. Leandro Fernández, tras una tormenta de casi diez meses, está listo para despegar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas