Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El balón que fue pájaro

Héctor M. Guyot

SEGUIR
LA NACION
Jueves 15 de junio de 2017
Foto: Reuters / Jason Reed

Alertadas sobre la visita ilustre, estas gaviotas se alejaron por un rato de las costas de Melbourne para asomarse al campo de juego donde la selección de fútbol de Brasil golearía a Australia por 4 a 0. Ahora despliegan las alas sobre la gramilla, vuelven a ganar altura, y lo mismo parece hacer la pelota, que acaso intenta escapar con ellas y es una mancha blanca más sobre el fondo oscuro de la tribuna. No sería la primera pelota a la que le crecen alas. Sucede, por ejemplo, cada vez que un Messi inspirado la envía, en vuelo inapelable, allí donde se encuentran el poste y el travesaño. No sabemos, en este caso, de dónde viene el impulso que puso esta pelota en movimiento ascendente. Quizá se haya creído pájaro y eso le alcanzó para remontar vuelo. Por suerte, el entrenador de la selección brasileña, Adenor Leonardo Bacchi, alias "Tite", tuvo los reflejos necesarios para evitar que el balón se uniera a la bandada y la platea se quedara sin espectáculo.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.