Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Evalúan terminar de liberar el mercado cambiario con un decreto

No habría más plazos límite para que ingresen y liquiden sus divisas en el país

Jueves 15 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Lejos quedaron los días en los que, para comprar dólares, había que llenar un formulario en la página web de la AFIP y rezar que un arbitrario algoritmo habilitara la operación. También aquellos en los que las empresas acumulaban sumarios penales por no ingresar las divisas producto de alguna venta en el exterior. Ahora, con más oferta de dólares de la que puede absorber el mercado, el Gobierno daría un paso más: evalúa eliminar por decreto la obligación que aún rige para que los exportadores repatríen las divisas que reciben por las ventas de sus productos.

"Es lo último que nos queda por liberar", admitieron a LA NACION fuentes del Gobierno. Este año, el Banco Central liberó a los exportadores de servicios de la obligación de liquidar sus divisas en el sistema financiero local. Mientras que la Secretaría de Comercio extendió a 10 años el plazo que tienen la mayoría de las exportadoras de manufacturas para ingresar sus divisas. Pero, en rigor, todavía está vigente el decreto 1606 de 2001, que establece la obligación de ingresar y negociar en el mercado local las divisas provenientes de operaciones de comercio exterior. Con un nuevo decreto, la idea sería terminar de neutralizarlo.

"Sería consistente con lo que vienen haciendo, es lo que pasa en los países del mundo con estabilidad cambiaria", opinó Marcelo Elizondo, director de la consultora DNI. "Como sobran dólares, te conviene tener dólares tuyos afuera, ser acreedor. Además, beneficia al exportador, que puede usar esa plata afuera para conseguir financiamiento o usarla como garantía, y le quita presión al atraso cambiario", continuó.

En los bancos coinciden en que, en la práctica, la medida no tendrá impacto inmediato sobre el valor del dólar. Hoy, esgrimen, ya los plazos para la liquidación de las divisas se extendieron mucho, y de todas maneras muchas empresas eligen ingresar sus dólares atraídas por las altas tasas de interés en pesos en el mercado local. "Pero sirve como señal, para seguir liberando y desatando la galleta", ilustró el responsable de cambios de un banco internacional.

"Conceptualmente es una medida fuerte, aunque en las industrias no tendría un impacto", coincidió Rufino Beccar Varela, abogado especialista en derecho aduanero.

Durante el kirchnerismo, el Gobierno había acortado los plazos para el ingreso y negociación de las divisas provenientes de una exportación a un mínimo, lo que en muchos casos había comenzado a afectar a los exportadores en términos de competitividad. Además, fijaba plazos no sólo en función de las posiciones arancelarias, sino también de cada compañía, lo que daba lugar a grandes arbitrariedades.

"El plazo es un elemento para competir. Si competís con el mismo producto que venden a 60 o 90 o 180 días, y vos tenés 30 días para cobrar e ingresar los dólares, no podes competir. Está muy bien la estrategia del Gobierno", dijeron a LA NACION en la Cámara de Exportadores. "Obviamente los exportadores quieren cobrar, pero tienen la posibilidad de financiar a su importador si es una obra o una licitación. Además, esto no significa que no vaya a haber un control; puede haber un control de cambios, auditar todo, pero no obligar al ingreso y a la negociación de las divisas. Así es en Chile y Uruguay", agregaron.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas