Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Gobierno apuesta a la salida de Odebrecht de una megaobra

Macri descuenta que la empresa brasileña abandonará las obras del soterramiento del Sarmiento; críticas a la procuradora Gils Carbó

Jueves 15 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
El Gobierno apuesta a la salida de Odebrecht de una megaobra
El Gobierno apuesta a la salida de Odebrecht de una megaobra. Foto: Archivo

Una sensación de alivio recorría ayer la quinta de Olivos, sede de las actividades presidenciales como cada miércoles. Algo cansado de tener que responder sobre un tema incómodo, el presidente Mauricio Macri da por descontado que la constructora brasileña Odebrecht, inmersa en un megaescándalo de corrupción en su país y otras partes del mundo (incluida la Argentina), dejará en breve de participar en el consorcio de empresas encargadas del soterramiento del ferrocarril Sarmiento.

"Les queda una sola (gran obra) y están a punto de irse", afirmaron a LA NACION altísimas fuentes del Gobierno. Enterado del asunto, el propio Presidente contó a sus íntimos que con esa noticia el Gobierno se siente "liberado de la discusión" en torno a la continuidad de Odebrecht en obras públicas de la dimensión del soterramiento, que comenzó en 2013, según el propio sitio web de la constructora.

En el Gobierno explicaron que la salida de Odebrecht no sería en absoluto obra de una gestión de la Casa Rosada. "Es una transacción entre privados", afirmó un funcionario, que daba cuenta de la "inminente" venta a la empresa italiana Ghella del 30 por ciento que Odebrecht posee actualmente en la megaobra del Sarmiento, que actualmente avanzó unos 600 metros de los 18 kilómetros proyectados.

Desde el Ministerio de Transporte, que encabeza Guillermo Dietrich, confirmaron el avance de las obras "luego de años de parálisis" y evitaron cargar las tintas en el gigante brasileño. "Es un tema que está bajo la órbita de la Justicia. Mientras tanto, no tenemos razones para cuestionar la participación de Odebrecht en el consorcio que se encarga del soterramiento", afirmaron a LA NACION fuentes del ministerio.

cerrar

Nada se dijo en el Gobierno de otros emprendimientos de Odebrecht en el país, como la planta potabilizadora en Paraná de las Palmas (en conjunto con la estatal Aysa, casi terminada) y la ampliación de gasoductos troncales en Córdoba. Allí, no hay interés en generar un conflicto con el gobernador Juan Schiaretti, que defendió el trabajo de la constructora brasileña, al decir que trabaja "bien, rápido y cobra barato".

En relación con el pago de coimas en el país, reconocido por la propia empresa y que alcanza los US$ 35 millones, Macri quiere "que se ponga todo sobre la mesa", para llegar a los nombres de los funcionarios que recibieron coimas entre 2007 y 2014. En la Casa Rosada descuentan que altos funcionarios, como el entonces ministro de Planificación Julio De Vido, aparecerían involucrados. "Que no haya impunidad para nadie", pide el Presidente.

Con Angola y Venezuela

El primer mandatario sigue, por supuesto, enojado con la procuradora Alejandra Gils Carbó, que "demora" el pedido de información prometida por la empresa para saber quién percibió los sobornos. "Junto con Angola y Venezuela, mirá con quién quedamos pegados en esto de no pedir información", se plantea un alto funcionario en línea con el enojo presidencial.

En la intimidad, el Presidente sigue sosteniendo la inocencia de Gustavo Arribas, el titular de la AFI, acusado por el arrepentido Leonardo Meirelles de cobrar sobornos para acelerar el soterramiento. "El kirchnerismo es tan hábil que logra que hablemos de Arribas y [Angelo] Calcaterra [primo del Presidente y titular de Iecsa, que también participa del soterramiento] en lugar de hablar de quienes recibieron las coimas", suele comentar el Presidente.

En el Gobierno repiten que Arribas aparece en las transferencias denunciadas por el arrepentido "porque corresponden a la venta de un departamento". Y repiten que las acusaciones son infundadas. "Ellos dicen que en 2013, cuando Arribas ni siquiera soñaba que yo fuera presidente y se dedicaba a la venta de jugadores, él recibió un soborno... es totalmente inentendible que se crea ese argumento", se escuchó decir a Macri, ansioso por cerrar el capítulo Odebrecht, al menos en lo que se refiere al soterramiento del Sarmiento.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.