Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Temer les ofrece auxilio financiero a gobernadores para sumar apoyo político

El presidente les prometió ayuda a los estados endeudados; temen que deje la austeridad para no perder poder

Jueves 15 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El presidente de Brasil, Michel Temer
El presidente de Brasil, Michel Temer. Foto: Reuters / Archivo

RÍO DE JANEIRO.- En su esfuerzo por mantenerse en el poder pese al escándalo de sobornos del frigorífico JBS que amenaza su gobierno, Michel Temer buscó ganarse el apoyo político de los gobernadores en una cena que ofreció anteanoche en el Palácio da Alvorada.

Tras haberse quitado dos obstáculos importantes de su camino -una absolución en el juicio ante el Tribunal Superior Electoral y el mantenimiento en la coalición gobernante de su principal aliado, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB)-, el debilitado mandatario busca ahora reforzar su base política para enfrentar las batallas que tiene por delante. La principal de ellas, una eventual demanda penal de la Procuraduría General de la República (PGR) vinculada al caso de JBS.

El procurador general, Rodrigo Janot, ya inició una investigación contra Temer por intento de obstrucción de la justicia, corrupción pasiva y asociación ilícita sobre la base del acuerdo de delación premiada de los dueños de JBS, Joesley y Wesley Batista. Los empresarios entregaron a la justicia la grabación de una conversación con el presidente en la que Temer parecía dar su aval al pago de coimas de la compañía para asegurarse el silencio de un potencial delator, el detenido ex titular de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, del oficialista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), quien fue el máximo impulsor del impeachment contra Dilma Rousseff, que posibilitó la llegada al poder de Temer.

En la cena de anteanoche, para asegurarse el respaldo de los gobernadores, el presidente defendió la renegociación de las deudas de los estados con el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes). "El tema central de esta reunión es encontrar un camino que sea saludable para los estados y que no sea perjudicial ni para el Bndes ni para la Unión. Hay deudas que están garantizadas por la Unión, tienen un trato determinado, y deudas que no están garantizadas por la Unión, que tienen otro trato", resaltó Temer en su discurso, que fue entendido por los gobernadores como un pedido de sostén al Ejecutivo a cambio de la refinanciación de las deudas con el gobierno federal.

En términos generales, los estados más endeudados son Río de Janeiro, Minas Gerais, San Pablo, Bahía, Goiás, Rio Grande do Sul y Paraná. Tanto Río de Janeiro como Minas Gerais llegaron a decretar el año pasado el estado de calamidad financiera para asegurarse asistencia en el pago de salarios a empleados públicos, médicos, policías y maestros.

Durante el encuentro, Temer anunció que el nuevo presidente del Bndes, Paulo Rabello de Castro, hará un estudio sobre las deudas estatales para llegar a un acuerdo cuanto antes con los gobernadores. Dos semanas atrás, la entonces presidenta del Bndes, María Silvia Bastos, renunció a su cargo en medio de rumores de que sufría presiones del gobierno para liberar nuevos créditos del banco. Aunque la renegociación de las deudas -que suman 15.000 millones de dólares- fue aprobada hace seis meses por el Congreso, aún no se implementó y el dinero no llegó a los estados. Ahora, con la fuerte crisis política que enfrenta el gobierno, parece haber más disposición a que los fondos sean liberados.

El temor de los analistas es que Temer se aparte de su agenda de austeridad para mantenerse en el poder a cualquier precio.

"Lo que Brasil tiene en este momento es un gobierno arrinconado que buscará en la economía algún capital para fortalecerse políticamente. Si hiciera eso, sería otro error, porque la economía aún anémica necesita, ella misma, fuerza para dar nuevos pasos hacia la recuperación", advirtió la economista Miriam Leitão, columnista del diario O Globo.

Se espera que la demanda penal de la PGR contra Temer llegue en algún momento de la próxima semana. Para bloquearla, el mandatario necesitará el apoyo de al menos 172 miembros de la Cámara de Diputados, ya que si no, con el voto dos tercios (342 de 513) de los legisladores, sería apartado del cargo y juzgado por el Supremo Tribunal Federal (STF).

Ayer, Temer recibió además una buena señal de parte de Cunha, su ex correligionario tras las rejas. Durante el interrogatorio que condujo la Policía Federal por el caso, Cunha aseguró que el presidente nunca intentó comprar su silencio.

"Su silencio nunca estuvo a la venta. El (ex) diputado resaltó que nunca lo buscaron, ni el presidente ni interlocutores del presidente. Él lo negó categóricamente", dijo el abogado de Cunha, Rodrigo Sánchez Ríos.

Michel Temer, presidente de Brasil: Temer defendió la renegociación de las deudas de varios estados complicados en una cena con los gobernadores

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas