Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una apuesta de riesgo, con el objetivo de recuperar el poder en 2019

En el cristinismo creen que la ex presidenta no perderá votos por eludir la interna

SEGUIR
LA NACION
Jueves 15 de junio de 2017
La ex presidenta Cristina Kirchner, en su salida del Instituto Patria
La ex presidenta Cristina Kirchner, en su salida del Instituto Patria. Foto: DyN
0

Como en el llamado "juego de la gallina", en el que dos autos avanzan en dirección contraria hacia un choque frontal, Cristina Kirchner y Florencio Randazzo apretaron el acelerador a fondo, siempre con la convicción de que el adversario iba a pegar el volantazo justo a tiempo. Hoy, el choque parece inevitable, y el objetivo parece haberse modificado: el ganador será el que compruebe su eficacia en la reducción de daños.

Cerca de la ex presidenta apostaban a que Randazzo no iba a animársele. Creían que los intendentes que todavía lo rodean finalmente lo convencerían de que, después de tensar la cuerda durante meses, era mejor un acuerdo. Calculaban que a la hora de la verdad primarían los intereses propios de los jefes comunales, siempre con los ojos puestos en la gobernabilidad de sus territorios.

Los apóstoles del Randazzo también se cansaron de repetir que Cristina no jugaría. Decían a quienes los quisieran escuchar que ella estaba en retirada y que sólo quería asegurar lugares "entrables" para "los pibes" de La Cámpora. Los planes empezaron a estallar en los últimos días, cuando de uno y otro lado comprobaron que se habían equivocado en los pronósticos. Entonces la dinámica instalada hacía inviable el retroceso.

cerrar

En el campamento kirchnerista aseguran que se eligió el único camino posible, de acuerdo con el plan estratégico que tiene por objetivo recuperar el poder en 2019. Los llamados a la construcción de un frente amplio y heterogéneo para enfrentar al Gobierno, explican, tenían una única condición no escrita. Podía discutirse todo menos el liderazgo de la ex presidenta. Unas PASO contra Randazzo hubiesen instalado en el centro de la campaña un revisionismo incómodo para Cristina.

El argumento más fuerte para esquivar la contienda interna es que no es una herramienta válida para dirimir liderazgos. Unidad Ciudadana es el frente de la jefatura de Cristina. Si Randazzo no está de acuerdo con eso, que vaya a medirse con Ishii, se burlaban anoche algunas voces del cristinismo.

En esa lógica, los kirchneristas pronosticaban que Cristina no perderá votos en las elecciones generales. Habrá que pagar un costo, como Pro al dejar a Lousteau fuera de Cambiemos, pero será menor. Es una fantasía pensar que existe un votante de Randazzo en las PASO dispuesto a votar a Cristina en las elecciones generales. El que tiene que estar preocupado es Sergio Massa, decían en el Patria. La frontera es bien clara, se ilusionan. La postura también lo será en el Congreso. Esa homogeneidad le asegurará a Cristina la centralidad hasta 2019, aunque haya que perder un par de puntos en el camino y maquillarse los moretones de un choque de frente.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas