Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las redes y el ruido acobardaron al emblema

Jueves 15 de junio de 2017
0

Los hinchas pueden ser exigentes, contradictorios, agresivos. Nuestra sociedad lo es. El fútbol es un extraordinario vehículo formativo y un buen laboratorio para analizar al ser humano. A Sebastián Verón se le estrujó el alma y entonces invitó a los hinchas a creer en algo mejor. De repente él, nada menos que él, un ícono pincharrata blindado para toda la eternidad, tuvo en sus manos educar a la gente. Excesiva responsabilidad, es cierto. Contracultural. Pero descuidó la oportunidad. "Es una lástima porque perdemos a una gran persona y un gran profesional", se lamentó. Pero Nardi tenía que pagar sus ofensas. "Lucas no va a continuar, tomamos esa decisión para preservarlo", agregó Verón. No. Preservarlo era confirmarlo en el cargo para desacreditar las sospechas. Pero la insensatez se amparó en la demagogia.

Parece que el ADN pincharrata exige pureza, de lo contrario espera el destierro. Casto, como Zubeldía, un juninense hincha de River. O Bilardo, fanático de San Lorenzo. O Sabella, otro porteño que fue de Boca en la infancia y luego se identificó con River. Si hasta Simeone nada tiene que ver con La Plata. Es que el reconocimiento se gana con trabajo y conductas. Quienes lo conocen bien, aseguran que Nardi garantiza esa conducta. Pero a nadie le importó. Privó el circo, el ruido y los ruinosos códigos. Porque gobiernan las redes sociales y no las convicciones. ¿Si Verón respaldaba a Nardi hubiese cometido la torpeza de un suicida? Los liderazgos que dejan huella toman riesgos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas