Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cristina, Randazzo y la ceocracia peronista

Diego Sehinkman

SEGUIR
PARA LA NACION@diegosehinkman
Domingo 18 de junio de 2017
0

La obra pública es clave para ganar elecciones. Por eso Cristina ejecutó la obra de infraestructura que más votos puede generarle. ¿A ella? No, a Macri: tres carriles para el peronismo. Al Frente Renovador y al PJ -ahora de Randazzo- se suma el Frente de Unidad Ciudadana, o el nombre que les habiliten. Así trabaja Vialidad Nacional (y popular), "haciendo lo que hay que hacer" para que el Gobierno gane en octubre.

A esta altura nadie se debería sorprender: Cristina es más fiel a su aparato psíquico que al aparato peronista. Si se toma en cuenta que "a la presidenta no se le habla, se la escucha y se baja la cabeza" -el retrato es de Zannini- resulta fácil imaginar lo que causó en ella que Florencio osara dirigirle la palabra en 2015 para decirle que no a la provincia. El populismo no contempla el largo plazo, pero la emocionalidad de los líderes populistas, sí. Ahora el randazzismo se muestra "sorprendido". No pueden creer que los aíslen de esa forma. Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda, dio una explicación empresarial del ninguneo de su jefa política: "Si hacemos las PASO Cristina va a perder 45 días debatiendo con un empleado de ella". La ceocracia peronista.

El aparato psíquico de Cristina aloja -también es un hotel- a los siguientes pasajeros: Martín Sabbatella, de Nuevo Encuentro; Frente Grande; Partido de la Victoria; Kolina, de Alicia Kirchner, y dos huéspedes impensados: los hermanos Rodríguez Saá. Luis D'Elía, el que odiaba a los blancos, otra vez fue el blanco del kirchnerismo: lo dejaron afuera, igual que en 2009.

En el documento redactado en el Instituto Patria, Cristina plantea que si Cambiemos se impone en octubre "se consumará la segunda fase del plan de ajuste: ir a fondo con reformas estructurales que profundicen en forma perdurable la debilidad de los trabajadores y su salario en relación a los ricos y su capital". Sin la pretensión de ampliar su base electoral, la ex presidenta se dirige a sus fieles, aquellos para quienes la corrupción no es un tema de preocupación. Lo importante es la resistencia frente a la "invasión neoliberal".

¿Pero hay una invasión neoliberal? A veces parecemos invadidos más por la torpeza. Desarrollo Social quitó miles de pensiones por discapacidad y llegó al paroxismo de retirársela a la campeona paraolímpica Yanina Martínez, oro en Río 2016. Hasta Hugo Moyano, que tuvo un hijo con discapacidad, rompió su silencio aprobatorio: "Es casi un crimen de lesa humanidad sacarle un subsidio a una persona que no puede trabajar como cualquier otra". El Gobierno otra vez retrocedió. ¿No temen romper la caja de cambios? No. Macri sabe que sus votantes tolerarán cualquier marcha atrás. Menos una.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas