Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mariano Elizondo: "Tenemos que inventar un producto que hoy no existe y salir de la grieta"

El hombre elegido para presidir la nueva estructura de la primera A llega desde el mundo empresarial con una misión: generar ingresos y que los clubes no los dilapiden

SEGUIR
LA NACION
Viernes 16 de junio de 2017
Para Elizondo, los clubes deberán adaptarse a un "cambio cultural"
Para Elizondo, los clubes deberán adaptarse a un "cambio cultural". Foto: LA NACION / Mauro Alfieri
0

A los 44 años, Mariano Elizondo tiene el desafío de su vida. Pasó de conseguir auspiciantes para los programas del Grupo Indalo a presidir la Superliga, el nuevo nombre de la primera división. Admite que Marcelo Tinelli lo inició en el mundo del fútbol, promete aumentar entre un "40 y un 50%" los ingresos de un club de clase media de la elite y asegura que antes de fin de mes lanzarán un pliego para una licitación internacional para el nuevo sponsor del torneo 2017/18. Sentado a una mesa del entrepiso del Hotel Meliá Recoleta Plaza, bebe un vaso de agua y medita cada respuesta que brinda en un mano a mano con lanacion.

-¿Qué es la Superliga?

-Una asociación civil que está por fuera de la AFA y que tiene varios puntos que atender, uno de los cuales es los ingresos y otro, los egresos. El primero es todo lo que se puede hacer para generar fondos, que luego se reparten entre los clubes. El segundo es todo lo que debamos controlar de los clubes para que ese ingreso no se malgaste.

-¿Cómo será la estructura?

-Tiene desde una mesa directiva, que la conforman los miembros elegidos en la última elección. Después, tendrá una estructura profesional chica, con muchos servicios tercerizados y dos patas fundamentales: una comercial (marketing) y otra de comunicación. En una primera etapa tenemos que inventar un producto que hoy no existe. Y, después, lo tenemos que contar. Si no, nadie se entera. Si inventamos un producto y lo comunicamos bien, después va a ser más fácil poder venderlo.

-¿Cómo afectarán a la Superliga las deudas preexistentes de los clubes con la AFA, o el Estado?

-El vínculo AFA-Superliga se está trabajando en un convenio de colaboración. Y los acuerdos que tenga cada club con la AFA o el Estado los deberán llevar adelante ellos mismos. Lo que dice el estatuto de la Superliga no es que no debe existir deuda, sino que tiene que estar regularizada y con un plan de pagos.

-¿Cuánto valen los servicios que van a requerir de la AFA en el convenio de colaboración?

-Va a depender de un acuerdo entre las partes, en una negociación donde nos vamos a poner de acuerdo porque a todos nos conviene. Tenemos que cuantificar los servicios que necesitamos de AFA: el Tribunal de Disciplina, el Colegio Arbitral, el Departamento de Jugadores, porque hay cosas que son temas federativos y tienen que seguir siendo potestad de la AFA y deberemos pagar por esos servicios.

-El fútbol argentino tiene que ponerse de acuerdo, pero en los últimos dos años vivió marchas y contramarchas justamente porque no había entendimiento posible ¿Qué garantías hay de que se pueda alcanzar este acuerdo?

-Estamos para mejorar el fútbol y desde la primera división podemos mejorar los torneos del Nacional B, del ascenso y del interior. Tenemos que salir de la grieta del fútbol y trabajar todos en pos de un objetivo común.

-En agosto de 2009 se creó el Fútbol para Todos, que triplicó el ingreso de los clubes. En ese momento pareció un nuevo renacer para licuar los pasivos y no gastar más de lo que ingresaba. Seis años después los clubes se habían endeudado un 145% más. ¿Por qué habría que confiar en que esta vez no pasará lo mismo?

-Las sanciones están previstas en el estatuto y van desde multas hasta la pérdida de la licencia, o sea el descenso. Lo que tenemos que definir es la sanción a aplicar de acuerdo a los incumplimientos. Como es un cambio cultural importante no podemos hacerlo de forma inmediata.

-¿Hasta dónde tendrá injerencia la Superliga dentro de lo que hace cada club con sus ingresos?

-El estatuto prevé trabajar con una comisión económico financiera que deberá trabajar con los ingresos y los egresos de los clubes. Lo que debemos definir qué se va a controlar de cada información contable o económica-financiera de los clubes. porque todos los clubes son diferentes: hay clubes con otras actividades sociales, colegios, una o varias sedes. Entonces debemos definir un plan de cuentas, o sea las variables a seguir, analizar y controlar y en función de ellas tomar decisiones.

-¿Cuáles son esos los nuevos negocios o recursos que generará la Superliga?

-La primera medida es realizar una licitación para fin de mes para el sponsor principal, y luego tener cuatro, cinco o seis secundarios de acuerdo a las distintas ramas de la actividad, que pueden ser servicios financieros, industria automotriz o alimentos. La licitación del sponsor principal tendrá una base que no está definida y voy a tratar de mejorar la propuesta del semestre pasado. Será una licitación internacional y queremos hacerla lo más transparente posible. Deberemos trabajar pensando que el fútbol no son 90 minutos sino 365 días, generando actividades y contenidos que vayan más allá del partido a través de las redes sociales.

-Que la AFA no haya tenido nunca un departamento de marketing y no haya contra qué comparar esto de generar nuevos ingresos ¿es una ventaja?

-Desde el punto de vista del marketing puede ser una ventaja o una desventaja. Puede ser una ventaja porque todo está por hacerse. Puede ser una desventaja porque todo lo que se nos ocurra hay que comunicárselo a los anunciantes, ellos se lo tienen que imaginar y después tenemos que hacer una acción comercial.

-¿Sos presidente de la Superliga porque te recomendó Marcelo Tinelli?

-Soy presidente de la Superliga porque me eligieron 22 clubes de 30, porque fue una lista única, de consenso. Marcelo me inició en el fútbol, me hizo conocido entre los dirigentes y dijo en su momento que si él era presidente le encantaría que lo acompañe". Soy un agradecido de Marcelo Tinelli. De la vida. Trabajé muchísimos años con él. Aprendí muchísimo. Una vez que Marcelo sale y toma la decisión de no ser presidente de la Superliga, me preguntaron si me interesaba entrar y dije que sí.

-¿Cuánto dinero tienen pensado repartir en el primer año entre todos los clubes que integran la Superliga?

-Siendo contador y teniendo una maestría en Finanzas, tengo el número en la cabeza. No lo voy a decir. Es mi propio objetivo. Tengo un número, que quiero superar. Tendrá que ver con los ingresos que podamos generar con el sponsor principal, con los 4-5 sponsors secundarios, más los negocios tecnológicos, que son negocios muchos más chicos.

-En ese plan de negocios, ¿qué salto en la facturación piensan para cada club medio de la primera división?

-Debería ser un 40-50% más con respecto al año pasado. Tenemos una dificultad: estamos arrancando con poco tiempo y en un momento en el que las empresas ya definieron sus presupuestos.

-La Superliga nace con una pauta de equipos establecida para las próximas tres temporadas que supone pasar de 28 a 22 equipos. ¿Es el número ideal?

-Ése es el número de equipos que tendremos en tres temporadas: arrancaremos con 28, luego serán 26, 24 y 22. Los recursos dentro de la Superliga se distribuirán según lo que establece el estatuto. En el primer torneo, que arranca en agosto, será igual a la distribución actual y para los próximos habrá tres variantes: el 50% para todos por igual y, del otro 50%, la mitad por mérito deportivo y el resto en base a share y raiting.

-¿Desechamos la posibilidad de que la Superliga trastoque mucho los horarios de los partidos?

-No hay que desechar nada. Hay que definir el calendario, aprobarlo, que no se modifique, ser previsores.

-Por caso, ¿Colón sabrá en agosto adónde juega la fecha 27?

-Ojalá. Vamos a apuntar a un calendario que tenga que ver con calendario de verano e invierno. A trabajar con un calendario definido, aprobado por todas las partes, que se cumpla y que sólo se modifique si hubiera una razón de fuerza mayor. La idea es trabajar hasta con la seguridad.

-Vivís en Mercedes...hacés 200 kilómetros todos los días. ¿Cuánto te va a afectar a ser el presidente de la Superliga?

-Seguramente me van a cambiar muchas cosas. Lo tengo claro. Por mi formación profesional he estado mucho tiempo cerca de gente que es conocida. Y he trabajado mucho tiempo cerca de gente que es conocida. Podía ver las cosas que le pasaban. Probablemente, algunas de esas cosas me terminen pasando a mí. Será cuestión de adaptarse.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas