Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El teatro está de fiesta: reabre la sala Casacuberta

Guillermo Cacace pone en escena una obra basada en Platonov, de Anton Chejov

Viernes 16 de junio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
La música, un elemento fundamental
La música, un elemento fundamental. Foto: Gentileza Carlos Furman

Como en un rito ancestral, lo último que ensaya el numeroso grupo de catorce actores que dan vida a Parias es la canción que cantan todos juntos sobre el escenario para dar comienzo al espectáculo. Luego de que se resuelven los problemas de retorno y sus cuerpos se funden en un populoso abrazo empieza a entrar el público amigo -entre quienes se cuela esta cronista-, invitado especialmente para asistir al ensayo general.

Con una vara de luces que va subiendo, cual telón, inicia la función, cuya puesta recorre, además del espacio escénico tradicional, pasillos, butacas y cada recoveco que encuentra vacío dentro de la sala. En un gesto que lo interpela, el espectador debe buscar, entre la oscuridad de lo que lo circunda, qué es teatro y qué no.

En la Casacuberta, la sala semicircular del teatro San Martín que celebra su reapertura con esta obra, el piso del escenario recubierto con maderas tipo palets, algunas planchas de acero y una escenografía que da cuenta de lo inconcluso y deja al descubierto bambalinas, plomadas, andamios y fosa podría confundir a algún desprevenido que no estuviera al tanto de que la renovación edilicia ya terminó.

Pero justamente esa confusión es la materia que el responsable de la puesta en escena, Guillermo Cacace (director, maestro de actores y actor), usó como idea rectora de Parias. "Cuando Telerman me pidió un autor ruso retomé un deseo que tenía de montar Chejov y Platonov, en particular que me permite seguir con una búsqueda en la que estoy, sobre la estética de ensayo, de la media cocción, de lo inacabado y de poder abrir una obra sin buscar el nivel de perfección, de que esté terminada y pulida, sino en permanente estar haciéndose".

Es que, justamente, Platonov (el texto en el que se basa la puesta y que cuenta la historia de un maestro rural que se reencuentra con su primer amor) tiene esa característica desde su misma concepción: es una obra juvenil de Chejov sin la madurez de su obra posterior. "Es bellamente fallida, le faltan páginas en las ediciones existentes; incluso algunos se han resistido a editarla con las obras completas de Chejov." Además, su manuscrito ha estado perdido durante años y la pieza en su versión original dura seis horas.

Por eso Cacace cuenta que, junto al dramaturgo Juan Ignacio Fernández, con quien ya había trabajado en La crueldad de los animales, emprendieron la tarea "ciclópea" de adaptarla. Y lo lograron. "El trabajo fue una apropiación, un agenciamiento de ese texto para materializarlo en este contexto de la reapertura de la sala en el que una puesta de seis horas no era posible."

Vestidos con un pastiche que mezcla ropa deportiva, tacones, tapados de piel, cordones flúo y los típicos gorros cosacos, el elenco y el universo visual de Parias atraviesan diferentes tiempos y lugares. Cacace explica que el vestuario devino de la ropa usada por los propios actores durante los ensayos. "Eso que sucede en los ensayos de un modo inconsciente me gusta abrirlo al público porque genera un enrarecimiento cuando uno presupone que el vestuario va a ser el de los trajes de lino blanco de los Chejov más canónicos y se encuentra con otra cosa", dice.

Sobre el cambio de título que propone, el también director del éxito del off Mi hijo sólo camina un poco más lento, que sigue en cartel en su sala Apacheta, cuenta que Chejov nunca la llamó Platonov y que eso fue un invento de los editores. El título original es "Los sin padre" u "Orfandad", según cómo se traduzca la palabra rusa, dice. "Al emplazarla acá, en Buenos Aires, me pareció que el término más afín era «paria», esta cosa del andar sin padre que está tan atravesado por la cuestión epocal de caída de certezas y de figuras totémicas y de esa actitud de entregarse a la incertidumbre de andar sin padre, de ser un paria." Y reconoce que tiene que ver con su propia formación, porque aunque admira a muchos teatristas no reconoce ninguna figura central. "Me siento un poco paria: creo que tengo un poco de todos y mucho de ninguno."

Desde la Rusia zarista hasta la Buenas Aires contemporánea hay pocas referencias espacio-temporales claras en la obra, y por eso el foco termina puesto en el nihilismo de los personajes y la trama amorosa que los entrelaza. Con varias intervenciones musicales a cargo de un trío que interactúa con personajes y espectadores e interpreta guitarra acústica, flauta traversa, acordeón, piano y percusión, la puesta va subrayando y condimentándose a partir de pasajes melódicos. Y allí radica parte de su optimismo.

"En Chejov me interesa cierta formulación del desencuentro, lo decadente y lo insatisfecho, pero que, en simultáneo, sostiene la posibilidad de un futuro en el que algo pueda cambiar", afirma Cacace, y cuenta que el de Las tres hermanas es su desenlace chejoviano favorito, porque, aunque Olga está devastada y le pasaron cosas tremendas, alienta a sus hermanas a seguir viviendo.

Parias le llevó seis meses de ensayo. Tenía previsto su estreno para marzo, pero se demoró debido al retraso de la obra edilicia. "A muchos nos dolía que estuviera cerrado el San Martín. Al entrar a Casacuberta me reencuentro con un espacio que me afirmó en la elección de hacer lo que hago. Aquí he visto Kantor, Peter Brook y Discépolo. Que esta sala esté cerrada evitaría que se produzcan esas "marcas", esas experiencias que tiene la capacidad de producir sobre una gran cantidad de gente. Experiencias poéticas como la que produjo sobre mí y la que permite hoy estar acá dirigiendo."

Con una estructura circular, el espectáculo termina con el mismo rito ancestral con el que empezó.

Parias

Teatro San Martín, Corrientes 1530

Funciones, de jueves a sábados, a las 20. Domingos, a las 19.30.

Entradas, $190, los jueves $95.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.