Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pitana se entusiasma con el apoyo del video: "Muchas cosas no terminarían en escándalo"

El árbitro probó el sistema de asistencia por TV en San Petersburgo; "La adaptación debía llegar", dice

Viernes 16 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Néstor Pitana
Néstor Pitana. Foto: LA NACION / Aníbal Greco

SAN PETERSBURGO, Rusia.- El sol ilumina el día con fuerza pero sin quemar, gentileza del aire fresco del Mar Báltico. Sobre el césped, tan intenso su verde como perfecto el corte, corre Néstor Pitana con el entusiasmo de un adolescente y la seguridad de un adulto. Es un mediodía de película en el centro de entrenamiento del Zenit de San Petersburgo cuando en menos de medio minuto se observa lo siguiente: el árbitro frena a los 22 jóvenes que disputan la pelota, sale a la banda, clava la mirada en una pantalla no demasiado grande, se gira y vuelve a la cancha a tranco veloz, pecho inflado y convencido.

"¡Córner!", grita Pitana, y la sola palabra es capaz de despertar todo tipo de comentarios de cualquiera que recuerde aquel Boca 1-River 2 del 30 de marzo de 2014 que los millonarios ganaron en la Bombonera gracias a un cabezazo de Ramiro Funes Mori derivado de un córner. que no fue córner.

Pitana no tenía entonces el juguete que está probando, el VAR (Arbitraje con Asistencia de Video), un sistema que quizás hubiera cambiado la historia de aquel partido. Pero Pitana no está en 2014, está en 2017 y con la vista puesta en 2018, en Rusia, en dirigir por segundo Mundial consecutivo. La Copa Confederaciones, que comienza mañana en Rusia, lo tiene como protagonista. Pitana fue ayer uno entre el puñado de árbitros que mostró el funcionamiento del VAR en una exhibición para un grupo de medios internacionales, entre ellos LA NACION.

-¿Era necesario el VAR?

-La adaptación debía llegar tarde o temprano al fútbol. No es una herramienta para el árbitro, sino para el fútbol, para evitar errores que muchas veces terminan en escándalo.

-¿Y está ya cómodo con el VAR o la tecnología aún genera más presión que alivio?

-Es como cualquier cuestión nueva, hay que irse adaptando, comprender cuándo debe y cuándo no incidir la tecnología en tus decisiones.

-La FIFA está convencida de que el sistema contribuirá a erradicar la simulación e incrementará el tiempo neto de juego. ¿Será así?

-Me parece que sí. Va a haber entre 28 y 32 cámaras en los estadios, no se les va a escapar nada. Yo como jugador lo pensaría. Es una forma de que el jugador entienda que no simular es una cuestión de fair play.

-Con este sistema probablemente no le hubiera pasado lo de aquel córner que no fue córner en el Boca-River de 2014

-Sí, la verdad que sí. A veces el roce se hace imperceptible. Si uno se pone a repasar, hay muchas cosas en la carrera, no sólo de uno, sino también de otros colegas, que no terminarían en escándalo. Ayuda a que no sucedan determinadas cosas. Bien utilizada, la tecnología ayuda mucho.

-La Bundesliga alemana lo va a implementar en todos sus partidos a partir de agosto. No hay noticias por ahora de que el VAR llegue a la Argentina. ¿Llegará?

-Esperemos que esté cerca. El fútbol argentino se va a tener que adaptar rápidamente al fútbol moderno. Nosotros, que nos gusta estar siempre en los primeros puestos, vamos a tener que apostar como mundo del fútbol en la Argentina a implementar esto. Sé que es difícil, que hay un tema de recursos y todo eso, pero si somos inteligentes, ¡y lo somos!, y queremos estar al nivel de otras Ligas tienen que ocuparse de la tecnología.

-Hay otras cosas, por ejemplo el tremendo nivel de agresión sobre los árbitros y los líneas en la Argentina. Eso no lo soluciona el VAR.

-Sí, eso es una cuestión ya más cultural y pasional un poquito exagerada. Somos un país joven en algunos aspectos, tenemos que aprender aún algunas cosas, pero somos gente muy inteligente, salimos del pozo con mucho orgullo y mucho trabajo.

-¿Qué significa la posibilidad de dirigir el año próximo por segundo Mundial consecutivo?

-Me hablás de eso y se me sigue erizando la piel. Dirigir en torneos FIFA no tiene comparación. Uno viene del fútbol argentino, ahí me crié, estoy semana a semana ahí y es el fútbol argentino el que me trajo a un torneo FIFA, estoy muy agradecido. Es muy difícil resumir en palabras lo que implica esto.

Un sistema a medida del fútbol moderno

Tras años negándose a que la tecnología entrara en el fútbol, la FIFA dio un giro radical. Primero fue Joseph Blatter, que en el tramo final de su presidencia se olvidó de aquel argumento perimido que enarbolaba -el error es parte del encanto del fútbol- e impulsó la Tecnología de la Línea de Gol (GLT) en Brasil 2014. Y ahora es la FIFA de Gianni Infantino la que pisa el acelerador para que el VAR convierta el de Rusia 2018 en el más tecnológico de todos los Mundiales. El sistema aún a prueba -recién en marzo de 2018 se sabrá si forma parte del Mundial- apunta a mejorar el arbitraje en cuatro aspectos clave: la decisión de sacar o no una tarjeta roja, determinar si una infracción fue o no penal, confirmar si un gol fue en offside y asegurarse de que se sancione al jugador correcto. "La FIFA reaccionó a un pedido del mundo del fútbol, no impuso esto. Y los árbitros están felices", asegura Johannes Holzmüller, jefe del Departamento de Innovación Tecnológica de la FIFA, a LA NACION.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas