Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El país de los cerezos ya no es tan lejano

Domingo 25 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

De repente, todos parecían saber cuándo florecen los cerezos.

Era abril, y las redes sociales se teñían del pálido rosado de estas flores cuando empiezan a transformar las plazas y los parques de Tokio. Cuentas de Instagram o de Facebook, habitualmente inundadas con fotos de playas brasileñas, de tiendas de Le Marais o de Las Ramblas de Barcelona, mostraban ahora imágenes del templo Sensoji, del parque Ueno o de los vertiginosos cruces de Akihabara. Los argentinos se estaban enamorando de un nuevo destino que dejaba de resultar lejano: Japón.

Las estadísticas lo demuestran. Aunque el número de visitantes argentinos ya venía en alza desde 2015, principalmente por la disputa del Mundial de Clubes, en los primeros meses de este año sitios de venta de pasajes aéreos, como almundo.com, registraron un aumento del cincuenta por ciento en la demanda de tickets hacia Tokio. Y si bien eso se vio reflejado en las redes sociales, se espera que el mayor flujo de turistas hacia el país asiático se produzca entre septiembre y noviembre próximos, coincidiendo con el otoño nipón.

Leonardo Ferri lo escribió recientemente en La Nación: los pasajes a Tokio resultan hoy apenas más caros que hacia otras metrópolis occidentales y para conocer Japón no se necesita visa. Y aunque su fuerte no son las playas ni es mejor destino para compras que Miami o Nueva York, su cultura, modernidad y calidad de vida son más que suficientes para seducir a cada vez más argentinos.

Uno de quienes se dejó tentar por esa inigualable mezcla de historia milenaria y tecnología futurista fue Esteban Feune de Colombi, que en esta edición de La Nación revista escribe una crónica sobre el Tokaido, el antiguo camino del período Edo que une a las principales ciudades del Japón y que nuestro cronista recorrió mayoritariamente a pie.

Se espera que en los próximos años el número de visitantes no deje de crecer, ya que en 2019 el país será sede del Mundial de Rugby y, en 2020, de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Para aquellos que por ahora sólo pueden ver los cerezos florecer en las redes sociales, el Jardín Japonés de Palermo, que acaba de cumplir 50 años, es una excelente manera de acercarse a una cultura cautivante. Con motivo de la celebración de su aniversario se inauguró semanas atrás el pórtico Torii, que simboliza la vida eterna, ya que allí se posa el Ave Fénix que resurge de las cenizas. Se suma a sus otros rincones únicos, como el Puente de Dios y el De las Decisiones. Inaugurado en 1967 con motivo de la visita del entonces príncipe Akihito, el Jardín ya es un emblema de Buenos Aires. Un paraíso de caminos sinuosos que nos acercó a Japón cuando todavía nos parecía lejano.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas