Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Giro en el deshielo con Cuba: límites a los viajes y presión al régimen

Trump presentará hoy su nueva política para la isla, con restricciones a la apertura que lanzó Obama

Viernes 16 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

WASHINGTON.- Estados Unidos restringirá la apertura con Cuba , un nuevo giro en la política exterior del país con Donald Trump , que, con todo, no llegará a dar vuelta el histórico deshielo de Barack Obama .

Trump viajará hoy a Miami, enclave estadounidense de los cubanos que abandonaron la isla, donde presentará su nueva "política para Cuba" con un discurso con el que cumplirá una de sus promesas de campaña: elevar la presión sobre el régimen de Raúl Castro.

Pero, a sabiendas de que la apertura amplió los lazos económicos entre ambos países y de que una reversión completa generaría no sólo un daño para los cubanos, sino también para las empresas estadounidenses que han tendido lazos con la isla, Trump presentará un giro parcial.

"No se puede volver a meter al genio en la lámpara un ciento por ciento", reconoció ayer un alto funcionario de la Casa Blanca en una conferencia telefónica para presentar la nueva política.

La nueva política de Trump no contempla cerrar la embajada ni el turismo ni los canales de negocios. Más bien la Casa Blanca intentará trazar un delicado equilibrio para cumplir con la promesa que Trump le hizo a la vieja guardia cubana de Miami sin destruir los renovados vínculos económicos. Dos ejemplos: reforzará la aplicación de normas de viaje bajo categorías autorizadas, pero igual se podrá viajar, y no se podrán realizar giros de dinero al ejército o las fuerzas de seguridad, pero el envío de remesas continuará.

Varios aspectos de la nueva política quedarán indefinidos: la Casa Blanca dijo que Trump instruirá al Departamento del Tesoro y el Departamento de Comercio a diseñar e implementar las regulaciones según sus nuevos lineamientos. El plan es corregir el "mal acuerdo", según la visión oficial, que cerró el gobierno de Obama con el de Raúl Castro, un acercamiento que contó con el respaldo del papa Francisco.

Para el gobierno de Trump, el deshielo de Obama "envalentonó" al régimen. La Casa Blanca justificará el giro en las denuncias de represión de los disidentes por parte del régimen. La nueva política, argumentaron los funcionarios, "empoderará al pueblo cubano", aunque no ofrecieron detalles para fundamentarlo. "La esperanza de la administración es que el régimen vea esto como una oportunidad para implementar reformas", agregaron los funcionarios.

Durante la campaña presidencial, Trump criticó la apertura de Obama a Cuba y prometió revertirla, una jugada diseñada para ganar el respaldo de los cubanos más duros de Miami y, así, mejorar las perspectivas para un triunfo en Florida, un estado crucial en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Pero la realidad es que el gobierno de Trump se ha enfrentado a una creciente presión para mantener la apertura a la isla de políticos, lobbistas y empresarios. Un dato: el 73% de los estadounidenses está en contra del embargo, según una encuesta del Centro Pew.

La Casa Blanca dijo que trabajó con legisladores demócratas y republicanos en el diseño de la nueva política. El senador por Florida Marco Rubio fue uno de los que abogaron por un endurecimiento de Washington.

"Las prácticas económicas que benefician al ejército cubano a expensas del pueblo cubano pronto llegarán a su fin", escribió ayer Rubio en Twitter.

El congresista herido, en estado crítico

El congresista republicano Steve Scalise debió afrontar tres operaciones en 24 horas y es el herido en estado más grave por el ataque en Alexandria (Virginia) en un campo de béisbol. Según los médicos, el estado del dirigente del bloque del presidente Donald Trump aún es crítico, con riesgo de vida, luego de que un proyectil le ingresó por un costado, a la altura de la cadera, lo que le afectó algunos órganos. Scalise perdió mucha sangre y fue sometido a diversas transfusiones en las intervenciones quirúrgicas. "Tiene algunos problemas, pero es un gran luchador", dijo el propio Trump, que junto a su esposa, Melania, se acercó al hospital en el que el congresista está internado. Como señal de reacción, se confirmó que a pesar del ataque se llevará a cabo el Congressional Baseball Game, el encuentro deportivo que ya cuenta con 108 años de historia y que preparaban las víctimas del tirador, James Hodgkinson (66 años).

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas