Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se cocina la muerte política de la ex presidenta

LA NACION
SEGUIR
Fernando Laborda
Viernes 16 de junio de 2017
0

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner ha quedado un poco más cerca de su muerte política. Y es probable que si esto llegase a suceder sea más por sus propios errores y sus vicios temperamentales que por los aciertos de sus adversarios del oficialismo y de la oposición peronista. Para que quede sellada la partida de defunción política de la flamante líder del Frente de Unidad Ciudadana bastará que en las elecciones generales de la provincia de Buenos Aires del 22 de octubre su lista salga tercera y que, de ese modo, Cristina no acceda a la banca de senadora nacional a la cual se postularía. Si bien hoy las encuestas le asignan a la ex jefa del Estado una intención de voto más que importante en el Gran Buenos Aires, no faltan quienes dentro del peronismo advierten que la fragmentación de este sector podría derivar en sorpresas desagradables para el kirchnerismo.

El sueño macrista de que compita Cristina y la oposición de origen peronista se divida en tres parece cumplido. La fragmentación opositora, con el cristinismo, Florencio Randazzo y Sergio Massa en tres frentes distintos, es la mejor aliada de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal en el mayor distrito del país. Con el 35% de los sufragios y el peronismo dividido, Cambiemos podría ser la fuerza más votada.

Algunos randazzistas admiten que su líder ha perdido tiempo con su prolongado silencio. También reconocen que arranca desde muy abajo. Pero sugieren que, aun no llegando al podio reservado para los tres primeros, Randazzo podrá haber realizado, con su sola presentación electoral, una contribución histórica para la muerte política de Cristina. Y esperan que eso sea reconocido en una nueva etapa que iniciaría el peronismo de cara a los comicios presidenciales de 2019.

No faltan entre los dirigentes del justicialismo que se han apartado de la ex presidenta de la Nación quienes conjeturan que el frente 1 País, que encabeza Sergio Massa, podría desplazar al cristinismo del segundo lugar. Para el caso en que se verifique esta hipótesis, tampoco faltan dirigentes del PJ que se arriesgan a pronosticar que Massa podría aspirar a liderar al peronismo con vistas a 2019, en competencia con figuras como el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey.

Con su discurso antirrepublicano y afín al chavismo, y rodeada de algunos de los ex funcionarios y dirigentes más repulsivos de la política nacional, Cristina parece menos preocupada por volver a liderar el justicialismo que por formar una suerte de frente de izquierda popular, con el agravante de que, por si fuera poco, deberá competir con las tradicionales fuerzas izquierdistas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas