Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un recién nacido fue encontrado muerto dentro de un balde: detuvieron a la madre y al padre

El niño estaba envuelto en papel y cubierto en una bolsa de nailon

Viernes 16 de junio de 2017 • 16:15
Hospital Cestino
Hospital Cestino. Foto: Google Street View

Un niño recién nacido fue hallado muerto adentro de un balde, envuelto en papel y cubierto en una bolsa de nailon, en una vivienda de la localidad bonaerense de Punta Lara, donde detuvieron a la madre cuando concurrió a un hospital para ser asistida y al padre en momentos en que fue a visitarla.

El hecho, reportado hoy, se descubrió ayer cuando la mujer, de 22 años, fue trasladada desde su vivienda, ubicada en la calle 16 entre 7 y 9, hasta el Hospital Cestino, a raíz de una hemorragia severa.

En el centro de salud advirtieron que la mujer había dado a luz en forma reciente, por lo que la policía fue hasta la vivienda y encontró el cadáver del niño recién nacido adentro de un balde, envuelto en papel y cubierto por una bolsa plástica.

La pareja de la joven, de 24 años y padre del niño, fue detenido cuando concurrió al hospital para visitarla.

La mujer quedó internada en el hospital, con custodia policial de la comisaría segunda de Ensenada, y el fiscal Marcelo Romero instruyó actuaciones por "homicidio calificado por el vínculo". Fuentes de la investigación afirmaron que el recién nacido tenía 40 semanas de gestación.

Asimismo, expresaron que la mujer dio a luz en la vivienda y con ayuda de su pareja y padre del niño "puso al recién nacido adentro del balde, lo envolvieron en papel y una bolsa de nailon".

Los peritos precisaron que el niño falleció entre tres y cuatro horas antes del hallazgo.

La mujer tiene otros tres hijos, uno de 18 meses, otro de 8 años y el mayor, de 9.

Otro caso

Otro niño recién nacido murió asfixiado con un bollo de papel en la boca el 7 de junio en la localidad chubutense de Sarmiento, donde imputaron por el hecho a la madre del niño, una adolescente de 17 años, y a su progenitora, de 37.

La adolescente, reportaron fuentes judiciales en esa oportunidad, desconoció su responsabilidad en la muerte del niño, al sostener en esa oportunidad que no recordaba "haberle metido el bollo de papel, para mí que no lo hice" .

Las pericias determinaron que el niño nació vivo, con 3,400 kilogramos de peso.

La madre de la adolescente, por su parte, afirmó que con su marido "sospechaban" del embarazo de su hija y sostuvo que cuando le preguntaron a la joven "dijo que estaba gorda".

Agencia DyN

Te puede interesar