Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El dolor de vivir y un encuentro imposible

Sábado 17 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Réquiem / Dirección y libro: Jorge Palant / Intérpretes: Jéssica Schultz, Carlo Argento / Vesturario: Juan Miceli / Escenografía y diseño de luces: Herminia Jensezian / Asistencia de dirección: Florencia Sweet / Sala: Tadrón Teatro, Niceto Vega 4802 / Funciones: sábados, a las 21 / Duración: 60 minutos / Nuestra opinión: buena

Una de las mayores virtudes que posee el teatro es la capacidad de hacer posibles historias absolutamente imposibles. Aunque el cine le "gane" con sus efectos especiales y pueda hacer milagros con el montaje, lo cierto es que el teatro sigue siendo el arte que busca desde climas oníricos despertar viejas preguntas. Así lo entiende muy bien Jorge Palant, que usa el artificio teatral para inventar un encuentro que jamás -por cuestiones temporoespaciales- podría haber sucedido. Y de ese encuentro, además de suceder una serie de reflexiones gustosas, aparece un interrogante más general: ¿qué sucede cuando se juntan dos personajes de distintos tiempos y se interpelan sobre quiénes fueron y qué hicieron con sus vidas? Este encuentro le permite al director, que también es autor de la pieza, jugar y hacer revivir historias tal vez no tan conocidas pero interesantes.

Nadie le pide al teatro realidad, sino verdad. Desde este punto, Palant se ancla para trabajar. No importa en lo más mínimo que esos dos seres no se hayan conocido. Milena murió en un campo de concentración en 1944 y Kevin se quitó su vida en 1994. Lo que importa aquí es la charla de estos dos seres que vivieron en carne propia el dolor, que quisieron pero no pudieron hacer nada para impedirlo y que tuvieron que sobrellevar el horror incrustado en sus cuerpos hasta sus muertes prematuras.

Milena fue un amor de Kafka, de ahí el libro Cartas a Milena, una relación epistolar de un par de años que solo tuvo dos encuentros personales. Sin embargo, su nombre quedó inmortalizado en aquel libro. Ella muere a causa de una infección en un campo de concentración alemán siendo aún joven. Él es Kevin Carter, un fotógrafo reconocido, ganador del premio Pulitzer por una foto que retrataba a un niño sudanés muriendo de desnutrición mientras un buitre estaba a su acecho. La opinión pública se alzó contra él por su indiferencia ante el dolor. Y así un año después decide quitarse la vida. "No alcanza con fotografiar el horror, hay que evitarlo", dice Carter en algún momento de la obra y deja expuesto su dolor.

La pieza teatral hará foco en el texto, rico, lleno de información sobre la vida de ellos dos, pero plagado además de reflexiones sobre la vida, la muerte, el dolor, el ser testigo del horror ajeno y cómo sobrellevar la culpa. Se convierten, allí, en esa especie de limbo, en jueces de la vida del otro. Para apoyar al texto, los demás procedimientos teatrales se vuelven completamente funcionales a los parlamentos que los dos personajes se irán diciendo. La planta escénica en el centro con el público alrededor permite un acercamiento más profundo e íntimo a la vida de Milena y Kevin. Podemos verlos de cerca, acompañarlos desde las sombras y convertirnos en tribunal de justicia. Las actuaciones están correctas, por momentos algo rígidas y solemnes. Es que el texto es demasiado protagonista y puede volverse un poco tirano.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas