Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un brunch para papá

Mañana se celebra el Día del Padre y, para homenajearlo, nada mejor que compartir con él uno de los rituales gastronómicos domingueros por excelencia; aquí, una lista de lugares posibles

Sábado 17 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
L'Orangerie, del Hotel Alvear: un clásico de lujo
L'Orangerie, del Hotel Alvear: un clásico de lujo. Foto: Paula Salischiker

El domingo al mediodía es sinónimo de brunch. Y si ese domingo es, además. el Día del Padre, entonces hay una doble excusa para brunchear. Al menos eso es lo que piensa Nicolás Artusi, periodista y sommelier de café y verdadero experto en el arte del bruncheo. "La clave del brunch es la hibridación, es decir: tiene que ser una combinación equilibrada de dulce y salado, de desayuno y almuerzo. Tiene que haber café negro y un componente etílico, que es la confirmación de que estás mezclando dos comidas. Y la prueba de fuego, lo que no puede faltar nunca en un buen brunch, son los huevos benedictinos", asegura el conductor de Brunch, por FM Metro. "Cuando empezamos con el programa, hace nueve años, teníamos que explicar lo que era un brunch. Hoy ya no, hubo un cambio cultural que hizo que el brunch se extendiera y saliera de los hoteles -sus lugares de origen- a la calle. Pero en el camino, perdió parte de la esencia, que por definición tiene que ser abundante porque reemplaza dos o incluso tres comidas".

En Cocu las propuestas son accesibles
En Cocu las propuestas son accesibles. Foto: Paula Salischiker

A la hora de pensar en lugares para el festejo, entonces, Nico nos ayudó a realizar una lista de opciones para llevar a papá a festejar su día, cada uno con sus características y su ambiente particular. Se trata de cinco espacios "curados" por el experto que compartimos a continuación:

1. Cocu

Es un lugar de peregrinación y culto a las harinas más exquisitas. Sí, es cierto que en los últimos tiempos han sido demonizadas, pero en una ocasión especial como ésta vale la pena revalorizarlas. No dejen de visitar Cocu, una boulangerie (panadería francesa) donde el pan de masa madre es la vedette del lugar. El brunch es básico y accesible e incluye siempre una bebida caliente, un licuado, tostadas de panes diversos, un sándwich de salmón ahumado y variedad de ensaladas.

(Malabia y Gorriti).

2. La Crespo

El pastrami es lo mejor de La Crespo
El pastrami es lo mejor de La Crespo. Foto: Paula Salischiker

El sándwich de pastrami es una de las razones por las que vale la pena estar vivo el domingo. Su sabor y voluminosidad es un tributo a la cocina de herencia de Europa oriental o judía. En La Crespo, ofrecen 200 gramos (sí, 200) de pastrami caliente con pepinitos y cebollitas caramelizadas con emulsión de mostaza de Dijón en rico pan multicereal. Para quienes prefieran otros sabores, vale decir que el menú de este cálido espacio es supervariado: desde boios hasta varenikes y tablas para compartir en serio. El dato a tener en cuenta: no cobran cubierto y sólo trabajan con efectivo.

(Thames esquina Vera).

3. Malvón

Es como un Deli neoyorquino que tiene todo lo necesario para quedarse a bruncherar por horas. La obra de arte del lugar son los huevos popover, una especie de canastita o contenedor a la que se le pone adentro salmón, papa... o lo que sea. Es algo muy newyorker que en Buenos Aires se hace en poquísimos lugares y es un verdadero manjar. También están las salchichas con french toast, los nachos y cosas dulces ricas para acompañar.

(Serrano 789).

Malvón es como un Deli neoyorkino
Malvón es como un Deli neoyorkino. Foto: Paula Salischiker

4. Mooi Rosedal

En este caso, más allá de la gastronomía que es exquisita, hay que destacar el entorno. El patio trasero que da a las vías del tren tiene solcito desde el mediodía hasta la tarde y la vereda que da al Rosedal es una invitación a reposar luego de alguna actividad física más o menos intensa. En la semana es un lugar tranquilo, pero los domingos suele rebosar de gente. Ir a Mooi es la posibilidad de ver el Rosedal desde otra óptica, con la inspiración del paisaje como principal plato. En cuanto a lo gastronómico, el brunch es tradicional, muy english style, donde lo dulce se destaca por sobre lo salado.

(Av. Libertador 3883, Paseo de la Infanta)

5. L'Orangerie (Alvear)

Para cerrar esta lista, nada mejor que hacerlo con un clásico de todos los clásicos: el brunch de L'Orangerie, en el hotel Alvear. Además de ser de los más top de la ciudad, tiene un componente histórico: fue el primer brunch de Buenos Aires. Se sirvió por primera vez en 1992 en el jardín de invierno del hotel y a partir de ahí se volvió un must dominguero. A nivel gastronómico es un brunch memorable, es posible encontrar desde sushi hasta carnes de caza y frutos de mar, digamos que es un gran banquete que vale la pena darse una vez en la vida. A la gastronomía se le suma la pomposidad del hotel: mozos con guante blanco y bandeja de plata y una cafetera de 1920 cromada en bronce que tiene más de un metro de alto y que es sinónimo de aristocracia.

(Alvear 1891).

Nicolás Artusi - Periodista

Sommelier de café, conduce Su atención por favor y Brunch en Metro 95.1. En televisión, Hoy nos toca en el Canal de la Ciudad y TLC IN en Discovery TLC. También escribe en LA NACION Revista

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas