Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mario Mehren: "Hoy, la Argentina me da más tranquilidad que Alemania"

El CEO de Wintershall, el brazo petrolero de la multinacional Basf, dice que el país tiene un alto potencial aún desaprovechado y que ahora se dan pasos correctos

Domingo 18 de junio de 2017
0

El 9 de junio de 2015, el entonces jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, llevó al límite la exégesis del modelo kirchnerista, cuando afirmó que en la Argentina había menos pobres que en Alemania. Algo emparentado con eso parece haber en el pensamiento de Mario Mehren, el CEO de Wintershall, brazo petrolero de la química Basf y una de las mayores empresas gasíferas que operan en la Argentina, con negocios también en Rusia, Noruega, Holanda, Libia, Abu Dabi y su país de origen, Alemania.

En diálogo con LA NACION, este ejecutivo alemán sostuvo que la Argentina le da más tranquilidad que su país al momento de hacer negocios. A diferencia de Fernández, que apoyó su afirmación en estadísticas inverosímiles, el número uno mundial de Wintershall justifica con conceptos y ejemplos sus argumentos. Por caso, dice que en su país se combate a la industria sin tener en cuenta que fue esa actividad la que construyó su riqueza, mientras que en el plano local el gobierno de Mauricio Macri quiere que le vaya bien al sector petrolero.

Foto: LA NACION / Maximiliano Amena

¿Por qué invierten en el país?

-Tenemos históricamente muy buenos activos en la Argentina. Estamos en Neuquén y en Tierra del Fuego, con socios en yacimientos interesantes. Recién empezamos con el aumento de capacidad de nuestra planta en Tierra del Fuego, donde la producción es excelente; es una operación muy exitosa. Y creemos que el único lugar en el mundo fuera de EE.UU. donde se puede lograr proyectos económicos de shale es en Vaca Muerta. Por eso queremos aprovecharlo y estamos invirtiendo.

-¿Su alegría se mantiene cuando ven los costos locales?

-Hay que diferenciar a Tierra del Fuego del resto; allí, por la alta calidad de los pozos y de los reservorios, tenemos costos bastante razonables; somos competitivos. Cuando hablamos de Neuquén, todavía no llegamos a un nivel de costos para ser competitivos si lo comparamos con la producción en EE.UU. Veo los primeros pasos en la dirección correcta, como el acuerdo que hizo el Gobierno con los sindicatos para bajar el costo de la mano de obra. La geología es excelente. El tema va a ser bajar los costos y traer las empresas de servicios que nos permitan hacerlo.

-¿Hoy no están en el país las empresas para lograr el desarrollo de Vaca Muerta?

-Hay, pero hay poco si se compara Neuquén con la situación que tenemos en Estados Unidos. Es mucho más fácil conseguir equipos y tener servicios de transporte. El sector de servicios alrededor del shale tiene que crecer. La infraestructura tiene que crecer. Hoy estamos desarrollando planes piloto [el primer paso antes de un desarrollo masivo]. Empezamos en Bandurria Norte y vamos a perforar cuatro pozos en los próximos 12 meses. Si eso tiene éxito, vamos a entrar en un desarrollo full; vamos a perforar 20 pozos al año en esta concesión y multiplicar el nivel de actividad. Para eso se necesitan equipos de perforación, empresas de servicio, infraestructura.

-¿La Argentina les da hoy el mejor precio del gas del mundo?

-No. Son mejores todavía en Europa. Estamos produciendo en Rusia y lo vendemos ahí y en el noreste de Europa, donde los precios son bastante más agradables, aunque los costos son más altos. El millón de BTU ronda los 6 dólares.

-Pero acá en algunos casos les pagan 7,5 dólares.

-Pero es para la producción adicional por encima de una base. Y cuando lo cobramos vale menos por la devaluación. El precio promedio del país ronda los 4 dólares.

-¿Cómo hace desde un país tan estable como Alemania para convivir con la devaluación, la inflación y la incertidumbre que hay en la Argentina?

-En realidad, la Argentina, en especial en los últimos dos años, me da más tranquilidad que Alemania. Porque en este país el Gobierno entiende que la industria del petróleo y del gas es muy importante. Yo tengo la percepción de que no se está intentando evitar que crezcamos, sino que el Gobierno intenta apoyar nuestro crecimiento. En cambio, en Alemania tenemos una discusión bien tonta respecto de hacer las fracturas de los pozos. Tuvimos un discurso durante cinco años en que nos lo prohibieron. Tuvimos un paro entero de toda la actividad. Alemania tiene un riesgo político que no es la inflación o la fluctuación del tipo de cambio, sino el hecho de que se piensa que no se necesitan los hidrocarburos y que todo debería ser energías renovables. Estamos pagando 25.000 millones de euros en subsidios para la energía renovable. Al mismo tiempo, las emisiones de C02 están aumentando, porque tenemos carbón y su uso para producir electricidad está creciendo. Por eso, para mí Alemania es un país complicado, donde cada vez es más difícil hacer proyectos industriales. Mucha gente no recuerda que la riqueza del país está basada en la industria. Esa es una discusión que no encuentro en la Argentina. En nuestro portafolio, los países más estables en términos de ingreso son la Argentina y Rusia.

-Entonces, están obligados a buscar negocios fuera de su país.

-Eso estamos haciendo. Hace mucho tiempo que Alemania no está entre los primeros en términos de inversiones.

-¿Qué le gusta de la Argentina?

-Me gusta la flexibilidad y la creatividad que tiene la gente acá, donde no es fácil hacer negocios porque hay muchas normas que cambian. Está la inflación, el tipo de cambio, pero encuentro un equipo que siempre intenta encontrar soluciones, no problemas. Nosotros, como alemanes, sabemos perfectamente encontrar problemas. Acá es un poco al revés y me gusta mucho.

-¿Y qué no le gusta?

-Creo que el país tiene un potencial importante, no sólo en hidrocarburos. Debería ser uno de los países más exitosos del mundo. Me da pena que no se aproveche todo el potencial.

-¿Qué piensa del Gobierno?

-Creo que tomó decisiones muy importantes. Terminó las restricciones al giro de divisas. El Gobierno está tomando muchas medidas para llevar el país adelante. Es bueno ver que está volviendo al mercado internacional. Fue un gran éxito solucionar el tema con los fondos de Estados Unidos.

-¿Qué más cree que hace falta para mejorar el clima de negocios?

-Creo que la infraestructura. Si quiere crecer en petróleo y gas y en Neuquén, se necesitan inversiones en infraestructura. Hoy se va de Neuquén a Añelo (la puerta de Vaca Muerta) por una ruta de una mano donde van miles de camiones. Hoy no se hacen 200 pozos al año, y necesitamos 1000. Significa cinco veces más camiones, gente y equipos.

Mini Bio

Cargo

Preside el directorio de Wintershall Holding, la compañía petrolera de la alemana Basf

Profesión

Hizo la carrera de Administración de Negocios en la Universidad de Saarland

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas