Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cartas de los lectores

La obra pública; Alianzas electorales; Discapacidad; Delito bonaerense; Juicios y evasión; Tarifa del agua; Basta de relatos; Conocer la verdad; Siguen los piquetes

Sábado 17 de junio de 2017
0

La obra pública

En la obra pública en la Argentina han existido históricamente carteles de empresarios de la construcción que fijaron arbitrariamente precios muy altos de adjudicación de las obras licitadas por el Estado, lo que se dio en llamar en su momento la "patria contratista". Me consta: como proyectista, nunca como constructor, siendo muy joven, apenas egresado de la facultad, como ganador junto con mi estudio de un concurso de anteproyectos para la Casa Central del Banco de la Provincia de Santa Cruz, en Río Gallegos, tuve a mi cargo el proyecto y dirección de esa obra. Por tal motivo, junto con los planos de obra y especificaciones técnicas, elaboré lo que se llama el presupuesto oficial, con información de costos ciertos recabados en la zona, sobre cuya base los oferentes debían ofertar un porcentaje por debajo o por arriba de éste. Grande fue mi sorpresa y perplejidad cuando en el acto de la apertura de los sobres que contenían las ofertas, la más baja superaba el 50% del presupuesto oficial.

Ese día, si bien empecé a crecer como hombre, al mismo tiempo y con mucha frustración también comencé a descreer como ciudadano. Esa situación, está de más decir, se repitió a lo largo de mi ejercicio profesional. Ahora, con el caso Odebrecht, no me cabe duda de que los empresarios de la obra pública en la Argentina son tan responsables -sin atenuantes- que los funcionarios estatales en la corrupción habida en nuestro país en los años recientes. Hacen falta dos para bailar el tango.

Fernando Aftalión

aftalion.fernando@gmail.com

Alianzas electorales

Con sorpresa advierto que tanto los precandidatos como las alianzas electorales pactadas para estas próximas elecciones legislativas aluden en gran medida a sí mismos, pero mínimamente acerca de los proyectos, planes o ideas sobre las numerosas y complejas áreas del Estado. No es suficiente la tradición de cada partido o agrupación para conocer qué es lo que postulan ante las actuales cambiantes circunstancias sociopolíticas del país.

Carlos Dartiguelongue

DNI 4.357.023

Discapacidad

Creo firmemente que las personas con discapacidad tienen derechos inalienables. El más importante, poder elegir o decidir algo respecto a su propia vida, más allá de sus limitaciones. Esto hace a su autonomía. Quienes demanden o necesiten una pensión no contributiva, deben tenerla. Pero nadie debe desconocer que otorgar pensión por invalidez limita otros derechos. Es frecuente que, por temor a perder la pensión, se impida que la persona viva como desea. Quienes tienen la posibilidad de una vida normalizada, siempre con apoyos, también pueden decidirlo. Vivir como quieran, trabajar, disfrutar del tiempo libre y hacer lo que hacen los adultos. No hay recetas ni modelos a seguir. Cada uno y sus circunstancias, con los apoyos requeridos. La autonomía o dependencia de las personas con discapacidad generan muchos intereses creados. Allegados, instituciones, hogares, los llamados curadores o salvaguardias con apoyo, el Estado y sus representantes, desde distintos lugares, opinan y toman decisiones. No siempre considerando la mejor calidad de vida para cada uno. La sociedad toda debe asumirse como partícipe y responsable, para preparar espacios que permitan la real inclusión de todos, cada uno en el lugar que sea posible y deseable. Clasificar a las personas por sus diagnósticos lleva directamente a que sean borradas como tales, ya que no se consideran sus condiciones singulares, ni sus necesidades ni demandas. Decir que las personas con síndrome de Down pueden o no trabajar es una generalización inadmisible. Nada sabemos de cada una de ellas y sus condiciones personales son tan variadas, como lo son entre todos los humanos. Por lo tanto, sólo a través del conocimiento de cada uno y sus circunstancias evitaremos el riesgo de cometer grandes injusticias.

Stella Caniza de Páez

DNI 4.957.931

Delito bonaerense

La provincia de Buenos Aires es tierra de muerte y desolación. La delincuencia, un flagelo que recorre el conurbano, provocando angustia y miedo. Familias que en sus propias casas son amenazadas de muerte si no entregan sus bienes, y aunque lo hagan, no tendrán la certeza de que no los vayan a matar. Todo queda a la libre disposición del delincuente. Los robos, como pueden observarse en los videos de las cámaras de seguridad, son llevados a cabo a vista y paciencia de sus víctimas, porque sus victimarios actúan con total impunidad y sangre fría. Ya no trepidan en ingresar a las viviendas incluso a plena luz del día. Estos delincuentes atacan al voleo o estudian detenidamente el medio en que van a actuar, analizan las características ambientales, hacen seguimientos a sus víctimas, conocen la rutina diaria de los moradores, saltan altos paredones, se introducen en edificios de departamentos y cometen sus ilícitos sin temor a ser sorprendidos. Y dispuestos a matar. En estas bandas se integran también menores de edad, inimputables ante la ley, pero totalmente conscientes del mal, por la necesidad de obtener recursos económicos para adquirir drogas y satisfacer su adicción. Los componentes de estas bandas tienen plena conciencia de que esta forma de actuar les va a ocasionar mejores dividendos que realizar un trabajo formal, y otros lo hacen como parte de conductas heredadas desde su entorno familiar y social. Si un niño no nace delincuente, aprende a serlo de esta manera.

Jorge Omar Alonso

DNI 5.188.676

Juicios y evasión

Con asombro veo que, tras lo expuesto por el presidente Macri, los sectores de la industria y pymes manifestaron estar de acuerdo con sus palabras sobre "la industria de los juicios laborales", olvidándose llamativamente de la cantidad de trabajadores que no están registrados, conocidos como trabajadores en negro, o registrados deficientemente, lo que provoca no sólo con esto la mayoría de las demandas laborales, sino también una competencia desleal con quienes no evaden. Lo mismo se puede decir de los juicios por accidentes, donde el Estado no controla a las ART, las ART no controlan que las empresas cumplan con las normas de seguridad e higiene, las empresas no cumplen con dichas normas y resulta que la culpa de los juicios la tiene el trabajador, que queda incapacitado o con una enfermedad para toda la vida, o el abogado a quien lamentablemente lo llaman "carancho", quien no hace otra cosa que defender los derechos del trabajador durante años hasta el dictado de la sentencia, y mientras tanto muchas veces ayuda, incluso económicamente al trabajador, porque el Estado, las ART, los empleadores le dan la espalda.

Señor Presidente, no todos los políticos son corruptos, tampoco todos los abogados somos "caranchos". No somos palomitas de la paz, pero sí somos palomas mensajeras que cargamos durante años en nuestro maletín el reclamo de los derechos del trabajador, por juzgados colapsados de expedientes, edificios vetustos casi en ruinas, donde no funcionan los ascensores, no hay insumos, etc., y muchas veces cuando se dicta la sentencia reparadora la tenemos que colgar en un cuadro porque la empresa se insolventa, se declara en concurso, quiebra, pero sus titulares son millonarios. Creo como usted, señor Presidente, que hay que hacer una reforma laboral amplia, donde también escuchen la voz de los abogados que son los que conocen la problemática laboral y también la sufren. Para ello, el Cpacf deberá dejar de hacer política y dedicarse a estos problemas, a trabajar por y para la defensa de los abogados.

Jorge Antonio Alarcón

Profesor de derecho laboral de la Universidad de Belgrano

DNI 12.661.965

Tarifa del agua

El Gobierno tiene una política de acercamiento al mundo (Estados Unidos, Europa, Asia), con la que estoy totalmente de acuerdo. Pero debería tomar lo mejor de ellos. Es inadmisible que el agua se siga pagando por metro cuadrado de la propiedad y no por el uso real.No es sensato que propiedades en las que apenas se usa el agua paguen montos siderales, o que permanecen cerradas durante un mes por distintas razones y se tenga que pagar igual por un "servicio" que no se presta.

Ronnie Heffesse

ronnhef@hotmail.com

Basta de relatos

Bien dice en su nota Martín D'Alessandro que a Cambiemos no le conviene tener un "relato". Además, no le saldría y no sería convincente en lo más mínimo. Convengamos que estamos hasta la gorra de "relatos" y no solo populistas. Hemos tragado sapos de todos los colores y procedencias imaginables, y así estamos. Sería genial que por una bendita vez un gobierno se ocupe de lo único que necesitamos y que Julio A. Roca resumió en una frase maravillosa y certera: "Paz y administración". Ojalá archiven los "relatos" mitificados, mentirosos y manipuladores. Hay demasiado por hacer como para seguir perdiendo el tiempo con pavadas reivindicatorias. Trabajo y decencia es lo necesario. Lo demás es "verso".

Roberto Antonio Pérez

DNI 13.259.344

Conocer la verdad

Sigo con interés los reportajes a Margarita Stolbizer, quien con tenacidad denuncia ilícitos y lucha para tratar de terminar con la corrupción. Para confirmar la transparencia a la que siempre alude, quisiera escuchar que alguien le pregunte si Sergio Massa le aclaró en algún momento si conocía los hechos de corrupción de miembros del gabinete (De Vido, López, Jaime, etc.) cuando él era justamente el jefe de Gabinete, o si durante el tiempo en que en formó parte del gobierno K estos actos no ocurrían.

De todos modos, supongo que Stolbizer, como parte de sus investigaciones, debe saber si su actual socio ignoraba (lo cual sería grave de todos modos), conocía o denunció alguno de esos actos, lo que permitiría, si lo hace público, conocer la verdad, a la que todos los argentinos estamos tratando de llegar. Ayudaría a la Justicia a tener más elementos para resolver los casos que tiene en sus manos, y al votante a evaluar mejor a quienes vamos a votar dentro de poco.

Nicolás Agustín Matienzo

DNI 4.398.238

Siguen los piquetes

El miércoles y jueves pasado había piqueteros en la avenida 9 de Julio. Copan y ensucian todo, no se entiende bien qué reclaman, aúllan ante las cámaras de TV sobre recortes de pensiones, suba de alimentos, exigencias de salarios. ¿No era que se establecería un protocolo, señor jefe de gobierno? Debían solicitar autorización, explicar qué reclaman y esperar el permiso. Nunca rigió. Y seguimos padeciendo el estruendo, los cortes de tránsito, los ataques a colectiveros, la mugre, las roturas de comercios, la agresividad y el descontrol generalizado.

Después no se pregunte por qué votamos a otro, señor Rodríguez Larreta. La contestación se encuentra a la vista, en las calles.

Silvia Knye

DNI 12.276.269

En la Red

Macri cuestionó la "industria del juicio"

Facebook

"¡Totalmente de acuerdo! Ponés un negocio , no pongas empleados, caso contrario se te quedan con todo el sacrificio y toda la plata que invertiste en poder tener tu propio emprendimiento. Entre la AFIP y los juicios laborales terminás en la calle" - Rodolfo Glaser

"Trabajás en negro los primeros dos años o tres, sin aumentos, trabajando horas de más, haciendo tareas que no te corresponden, de vendedor pasás a peón de mudanza, pero claro después no quieren juicios" - Leandro Mirel

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas