Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Gobierno planea comicios más expeditivos

Pondrán más centros de transmisión de datos para acelerar el recuento; buscan recuperar fondos

SEGUIR
LA NACION
Sábado 17 de junio de 2017
0

cerrar

El Gobierno planifica un operativo para la jornada electoral de las PASO con un doble objetivo: tener un escrutinio más expeditivo y lo más barato posible. Tras el frustrado intento del oficialismo para implementar la boleta electrónica, la Dirección Nacional Electoral (DINE) ejecutó un "plan B" con el que buscó achicar costos, recuperar fondos "perdidos" de elecciones anteriores y ensayar nuevos procesos. Quiere terminar la noche de la elección temprano y sin sobresaltos.

Según pudo conocer LA NACION, una de las novedades de la elección es que el Gobierno sumará al menos 152 nuevos centros de transmisión de datos. En las últimas elecciones hubo 240 locales que recibieron los telegramas desde las escuelas y transmitieron los resultados parciales al centro de cómputos. Este año -se espera- habrá casi 400 puntos en todo el país. El mayor refuerzo estará en la provincia de Buenos Aires, el territorio más caliente y crucial.

"Antes, las camionetas del Correo Argentino podían tener hasta cuatro horas de viaje desde las escuelas hasta un centro de transmisión de datos. Muchas veces con incidentes en el camino. La idea es que ahora haya menos traslado, para que sea más rápido y seguro", señalaron desde la DINE, que encabeza Fernando Álvarez.

Si bien, por ahora, el proyecto de boleta electrónica está sepultado, el Gobierno estipula realizar una prueba piloto con alternativas "a mitad de camino" entre el sistema papel y el uso de tecnología. En las PASO se espera que un centenar de escuelas instalen un "scanner" para transmitir los datos directamente desde el lugar de votación, sin la mediación del Correo Argentino. Si bien el sistema tradicional será el único válido para el recuento, quieren evaluar si la opción digital es más eficiente.

El Gobierno, en tanto, asegura que consiguió un "ahorro significativo" en todo lo referido a la "papelería" que implica la elección. "Acordamos con la Justicia Electorales racionalizar las impresiones, porque en cada elección se acumula un material sobrante monumental. Sólo modificando el formato de los padrones nos ahorramos más de $ 30 millones", detallaron.

Los padrones se imprimirán en Casa de Moneda, mientras que para las publicaciones necesarias para el desarrollo del comicio (carteles indicativos, fajas e instructivos para las autoridades de mesa) se firmó un acuerdo con la imprenta del Congreso "con un descuento del 50%" aseguraron fuentes oficiales.

Tal como informó LA NACION, tanto la justicia electoral como los ministerios de Seguridad y de Interior desplegarán un operativo para evitar el llamado "doble voto". Es decir, el sufragio de ciudadanos que votan tanto en su país de origen como en la Argentina. Se espera instalar controles biométricos en 1000 mesas cercanas a la frontera norte para que los votantes dejen su huella dactilar y así verificar su identidad. La idea es tener un "censo" de este tipo de sufragio irregular, aunque ningún voto se anulará por este motivo.

Fondo partidario

Más allá del dinero que el Estado repartirá entre los frentes para el financiamiento de campaña (que este año ascenderá a $ 243 millones), el Gobierno también distribuirá el llamado fondo partidario permanente. Esta caja se reparte todos los años, haya elecciones o no, para el desenvolvimiento institucional de los partidos políticos.

Ese fondo asciende a $87 millones, aunque un 20% de ese monto se reserva para gastos extraordinarios, mientras que un 5% se deja para los auditores electorales. Limpios, a los partidos irán $ 66 millones.

Los partidos, en tanto, podrán contar con un "plus" por recupero de fondos perdidos de elecciones anteriores. Un "barrido" detectó que había pequeños montos sobrantes de comicios pasados que no habían sido devueltos, como estipula la ley. Por ejemplo, el dinero para viáticos de autoridades de mesa que nunca se presentaron o giros de servicios que nunca se prestaron.

Eso, sumado a los $17 millones cobrados por multas a los partidos que fueron sancionados (por no tener al día sus papeles y balances), conformó un extra de $ 69 millones, que se sumarán a los $ 66 ordinarios.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas