Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Grillo falló el corte por primera vez en un Major en el difícil Erin Hills

También quedaron afuera Cabrera, que no pudo seguir el envión del primer día, y el Pigu Romero

SEGUIR
LA NACION
Sábado 17 de junio de 2017
Foto: LA NACION
0

El mal día en el arranque del US Open para Emiliano Grillo pareció un presagio. Había firmado una tarjeta de 76 (+4) en la exigente cancha del Erin Hills, en Wisconsin, que por primera vez es escenario de un Major.

Ayer, en la segunda vuelta, la irregularidad, que llamó la atención en aspectos como el drive, esta vez estuvo ausente dos días consecutivos. Entonces el chaqueño repitió el score del inicio y sumó 152, (+8), muy lejos del corte, que estuvo en +1.

Un hecho fuera de lo común, inesperado en el camino ascendente. Emiliano jugó su séptimo Major y por primera vez no pudo quedar entre la elite del fin de semana. En tres de ellos había finalizado entre los 20 mejores, todos el año pasado: el Masters (empatando el 17°); The Open, en Royal Troon, Escocia (comparrtió el puesto 17), y el PGA Championship, en el Baltusrol Golf Club de Springfield, Nueva Jersey. En los tres restantes (PGA 2015, US Open 2016 y Masters 2017), su peor resultado fue 61°.

Ayer, en otra jornada diáfana y con la cancha casi en iguales condiciones de humedad que el jueves, en la ida hubo una esperanza para Grillo: anotó tres birdies, con un traspié en el 4, donde hizo doble bogey. El drive llevó la pelota a un cross bunker y se hizo dificultoso salir de allí, obligando a sacar a buena. Quedó a unos 15 metros, lo que demandó tres putts para embocar. Otra vez lo atípico en el juego del argentino.

Finalmente, el bogey del 14 fue el golpe de gracia. Antes, tres veces bajó el par y dos lo volvió a subir, en medio de un juego en que el que los grandes golpes le servían, en su mayoría, sólo para salvar el par; pocas veces Grillo se dio la oportunidad de revertir la tendencia con un gran golpe. "Espero verte en 20 años, Erin Hills", pintó el momento con una sonrisa el chaqueño, en Twitter.

También Andrés Romero falló el corte en el US Open. Después de un primer día que había terminado con expectativas (+2), ayer hizo 150 (+4), y sumó +6. Un solo birdie en la ida y tres bogeys volvieron más espinosa la vuelta, que el tucumano inició con doble bogey. Los dos birdies de los hoyos finales matizaron el score final.

Pero el que vivió el día y la noche en las dos ruedas fue Ángel Cabrera. Al fantástico jueves (-1) le siguió una tarde para olvidar, en la que firmó tres birdies, dos doble bogeys y cinco bogeys. Y se le notó el mal humor al Pato, que ni siquiera cuando hubo una pausa en el juego por el fallecimiento de un espectador (no lo sabía) lo pudo disimular.

El campo del Us Open este año se devoró a figuras como el norirlandés Roy McIlroy y el australiano Jason Day, que tampoco jugarán el fin de semana. En la punta, el local Rickie Fowler decayó en la vuelta con tres bogeys y terminó el día -6. Comparten el primer puesto los ingleses Tommy Fleetwood y Paul Casey y los norteamericanos Brian Harman y Brooks Kopeka, con 7 bajo el par.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas