Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Macri-Sampaoli, una reunión con buenas formas, pero distintos idiomas

Tras la desmentida molestia del DT por la "obligación protocolar" de ir a Olivos, allegados a ambas partes mencionaron temarios diferentes tratados entre el presidente y el entrenador

Sábado 17 de junio de 2017 • 07:32
0
Foto: Presidencia

Primero trascendió lo primero: la foto (de Télam). Luego, lo desmentido: una supuesta molestia del huésped por tener que visitar al anfitrión. Y por último, lo impensado: según una parte, la charla abarcó unos temas, y según la otra, los asuntos fueron otros.

El encuentro entre Mauricio Macri y Jorge Sampaoli en Olivos tuvo versiones tan distintas como diferentes son uno y el otro. El presidente de la Nación es hincha de Boca y, por supuesto, macrista; el director técnico del seleccionado nacional de fútbol simpatiza con River y con el kirchnerismo. Según el entorno del mandatario, Macri estaba más que al tanto de esa afición política de Sampaoli pero eso no es un requisito para invitar a almuerzos en la quinta presidencial: el ex dirigente de fútbol quería conocer al encargado de conducir a Lionel Messi y compañía a Rusia 2018 y es admirador de su ideología... táctica.

Por cierto, el DT no puede decir lo mismo de la ideología política del dueño de casa. Y desde el equipo de comunicación que trabaja con Sampaoli lo hicieron saber: "[...] el encuentro no responde a ninguna vinculación ideológica", trascendió en los medios, no en forma de comunicado oficial, pero nunca rechazado por el entrenador.

Sí se desmintió que la expresión "obligación protocolar" como causa de la visita a Olivos implicara un enojo para Sampaoli. "Para nada molesto estaba Jorge. Fue un encuentro protocolar pedido desde Presidencia y desde AFA y Jorge respondió. Él no manifestó molestias a Macri. Fue una reunión tranquila, de buenas maneras. Coincidieron Macri y él", minimizó la situación Ezequiel Scher, responsable de ese equipo de comunicación del casildense, a Lanacion.com.

"Está a la vista que no tiene la sintonía ideal con el presidente, pero si tuviera intención de separarse de Mauricio Macri la habría hecho más visible", aclaró Scher, que admitió que Sampaoli había solicitado que no hubiera fotos de la reunión: "Pero no por una cuestión de Macri o de Cristina [Fernández de Kirchner]; de hecho Jorge nunca se reunió con nadie del kirchnerismo. Lo pidió por el perfil que él tiene. Por ejemplo, él no es de hacer alarde si va a ver a [Pato] Fontanet. Antes Jorge era más irreverente, pero es tan grande ser el entrenador del seleccionado que ahora cuida su imagen. Y tampoco quería fotos por la situación que se está viviendo en la eliminatoria. No quería un show del regalo de camiseta, un montaje nacionalista. No quería venta de humo. Y no quería que fuera usada su imagen. No queremos ser usados. Y no nos sentimos usados".

En eso hay coincidencia con la contraparte. "No hubo ninguna intención de hacer campaña ni nada parecido con esto. De hecho, Presidencia no anunciaba la reunión, porque no pensaba hacerla trascender. Se supo de ella porque periodistas nos consultaron a raíz de que Sampaoli no iba a viajar a cierto lugar o no iba a dar alguna charla porque surgió este almuerzo. No hubo intención de uso político. Simplemente, Mauricio Macri, que fue dirigente de fútbol por doce años, pidió conocerlo", explicó Iván Pavlovsky, el vocero de Presidencia.

Desde ambos lados dijeron que se habló de lo obvio: fútbol. Sin embargo, para unos el contenido de la charla fue uno, y para los otros, otro. Según la organización conversaron de "la selección, la Champions, anécdotas, jugadores, planteos que Sampaoli realizó contra Real Madrid y Barcelona. No de infraestructura, organización ni política del fútbol", sostuvo Pavlovsky. De acuerdo con Scher, "Sampaoli aprovechó para hablar de algo que se pudiera poner en práctica. Hablaron de política del fútbol, de la desorganización de AFA y de este tiempo de la selección con tres entrenadores diferentes; Sampaoli está convencido de que hay que sostener los proyectos, hacerlos serios. No pasó con el sub 20, que tuvo más cambios de mando que el seleccionado mayor y que debería servirle como sparring".

Pues nada de esto último le consta a Presidencia, según la cual al menos 99% del tiempo la conversación fue "sobre la pelota", en sentido estricto. Del lado del santafecino apuntan que, con la aclaración sobre la incompatibilidad ideológica, "se quiso evitar que se hablara de la pavada, el cholulismo, para que no hubiera confusiones sobre Jorge y el macrismo, algo de lo cual se iba a especular".

Mientras, en Olivos no trascendieron repercusiones sobre la desmarcación macrista del entorno de Sampaoli, nunca desautorizado por el DT. "Presidencia se lleva lo que tuvo de la reunión. No hace comentarios sobre hechos posteriores". Más bien, devolvieron buena sintonía. "«Comulgo con tu idea de ser protagonistas, como pasó en el primer tiempo contra Brasil. Es un placer que estés al frente de la selección. Deseo de corazón de que te vaya muy bien»", reprodujo Pavlovsky palabras de su empleador.

Pues tal vez sólo en eso coincidan plenamente el jefe del país y el del seleccionado: el anhelo de capturar la Copa del Mundo. Y en la ideología. Futbolística, por supuesto. En recuerdos y conclusiones sobre una charla en común, parece bastante claro que no.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas