Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La crisis amenaza los desfiles del Carnaval

Por la falta de recursos, el alcalde de Río redujo a la mitad los subsidios anuales para las escolas

Domingo 18 de junio de 2017
0

RÍO DE JANEIRO (De nuestro corresponsal).- La crisis financiera que atraviesan el estado y la ciudad de Río de Janeiro amenaza ahora una de las atracciones turísticas más emblemáticas de la cultura carioca: los espectaculares desfiles de las escuelas de samba durante el Carnaval.

La semana pasada, el alcalde de Río, Marcelo Crivella, anunció que debido a la falta de recursos de la ciudad reducirá a la mitad los subsidios de 600.500 dólares que anualmente la alcaldía otorga a cada una de las 12 escolas principales, las del llamado Grupo Especial, que en febrero deslumbran en el Sambódromo y compiten con sus exuberantes cortejos. El dinero recortado será destinado a invertir el doble en los jardines de infantes municipales.

La noticia conmocionó al mundo carnavalesco de Río. La Liga Independiente de Escuelas de Samba (Liesa) advirtió que sin esa ayuda financiera oficial los desfiles del Carnaval se tendrán que suspender el próximo año.

"Las escuelas llegaron a la conclusión de que, con esa reducción del 50% de la partida de apoyo para la preparación y producción del Carnaval, es inviable la presentación de las escuelas", señaló el presidente de Liesa, Jorge Castanheira, en un comunicado a través del cual pidió una audiencia urgente con Crivella.

Sin embargo, el alcalde no pareció muy preocupado y hasta el momento no dio una respuesta. No es de extrañar: es muy conocida la aversión de Crivella -un ex obispo evangélico de la Iglesia Universal del Reino de Dios y ex cantante de gospel- por las celebraciones del Carnaval, caracterizadas por la música festiva, la lujuria, el descontrol y otros "excesos". Este año, poco más de un mes después de haber asumido el poder, Crivella se negó a participar de la tradicional ceremonia de entrega de llaves de la ciudad al Rey Momo, acto que marca el inicio del Carnaval, y luego se convirtió en el primer alcalde que, en su primer año de gobierno, no asistió a los desfiles en el Sambódromo.

De inmediato, las escolas dejaron de lado sus históricas rivalidades y se unieron en su lucha contra Crivella, que también adelantó que no habrá dinero oficial para el Desfile del Orgullo Gay en Copacabana (el alcalde considera la homosexualidad un pecado). Bajo el lema "Não deixe o samba morrer" -extraído de una famosa canción con el mismo título-, dirigentes de las agrupaciones, reinas de batería, bailarines y músicos de la Velha Guarda organizaron ayer una ruidosa manifestación frente a la sede de la alcaldía y luego realizaron un "desfile de luto" hasta el cercano Sambódromo.

Compromiso

Ante la posibilidad de que el ambiente de protesta se expanda y termine por reducir la llegada de turistas a Río para el próximo Carnaval, la secretaria de Cultura municipal, Nilcemar Nogueira, buscó apaciguar los ánimos y se comprometió a encontrar un punto de compromiso. "La crisis económica impacta en todos los sectores; nadie está al margen de ella. Ni el Carnaval ni las escuelas de samba. Eso nos preocupa a todos. Nadie en el poder público municipal quiere ver el Carnaval de Río sin el desfile", señaló Nogueira, que además de ser nieta del legendario compositor Cartola fue fundadora del Museo del Samba.

Según RioTur, el ente municipal de turismo de Río, cada año llegan a la ciudad más de un millón de turistas nacionales y extranjeros que dejan unos 1000 millones de dólares en la economía local. La mayoría participa de las comparsas callejeras gratuitas, los "blocos de rua", pero unas 145.000 personas pagan por los costosos tickets del Sambódromo para presenciar en vivo los dos días de desfiles de las escuelas del Grupo Especial.

Cada escola invierte más de un millón de dólares en sus carrozas, músicos y trajes. Además de los subsidios oficiales, se financian por la venta de entradas, participación de turistas en los desfiles, los derechos de transmisión por televisión, patrocinadores -empresas o países-, y, aunque no quieren reconocerlo públicamente, también por generosas donaciones de las mafias del juego ilegal, que manejan la famosa lotería clandestina del "jogo do bicho".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas