Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Isla Margarita, fresca y natural

Los sabores del Mediterráneo y los placeres de río fluyen cerca del puerto de Escobar

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 16 de febrero de 2001

PARANA DE LAS PALMAS.- Se llama Isla Margarita, atrae por su rica vegetación, sosiego y buena cocina. Pero no se trata de la isla venezolana, sino de un restaurante del Delta, a sólo 65 kilómetros de esta capital.

Desde el Puerto de Escobar, en Paraná de las Palmas, parten lanchas colectivas que conducen en menos de 10 minutos hasta destino: el río Carabelas, que rodeado de juncos, ceibos y alamedas se transforma en el apacible escenario que acompaña durante el almuerzo desde la terraza.

De estilo isleño, con muebles de caña, flores y detalles artesanales, Isla Margarita recibe a los visitantes con la misma calidez que la de su propietaria y anfitriona, María Teresa Brindza.

Después de un almuerzo en la terraza, las horas de descanso se disfrutan en la arena, a pasos de una espesa vegetación
Después de un almuerzo en la terraza, las horas de descanso se disfrutan en la arena, a pasos de una espesa vegetación. Foto: Carlos Barria

Cuando se abre la carta los menús dan cuenta de una gran variedad de ensaladas, platos elaborados con sabores europeos, repostería española, vinos, tragos frutales y café. La cocina es una de las aficiones de María Teresa, que vivió en Sevilla y Madrid, y cursó sus estudios de periodismo en Italia. De allí trajo sus deliciosas recetas que ella prepara, como la de las tortillas, carne en adobo, verduras en escabeche. También hace pastas caseras, como crepes de perita con mousse de puerro; de kanicama, mariscos, tallarines de albahaca.

Sombras naturales

Este sitio, de ambiente familiar, es ideal para pasar el día, porque tiene comodidades para disfrutar del sol y de su suave arena. Hay sombrillas, reposeras, un bote de alquiler, cancha de voley y mucho césped al reparo de la sombra de grandes árboles.

Para los que gusten explorar nuevos terrenos, hay un circuito ecológico que se interna 500 metros en el interior de la isla. Esta caminata atraviesa como por un túnel la vegetación típica de la isla: álamos, ligustros, fresnos, sauces, ceibos, ramas negras, arrayanes isleños. Durante el recorrido, el murmullo de fauna se hace oir Y en algunos casos, como las pavas del monte, arman revuelo y se ocultan entre las ramas de los árboles. También se ven zorzales blancos, colorados, cardenales azules, entre otros.

Para transitar esta zona es conveniente llevar zapatillas, por la humedad del suelo así como por sus obstáculos. Otro de los placeres de estas tierras es estar en contacto con el río. Es posible remar por el río Carabelas y descubrir las construcciones de fines de 1800, como la panadería, almacén y registro civil. También son atractivas las casas que se asoman desde lo alto.

Asimismo, hay otras maneras recomendables para disfrutar del río. Chapotear, jugar sobre una cubierta, o bien, mirar la corriente acurrucado en una hamaca paraguaya, aseguran un descanso absoluto.

Datos útiles

Cómo llegar: al restaurante Isla Margarita se llega desde el puerto de Escobar, a 65 kilómetros de esta capital. Está situada en la segunda sección del Delta (Partido de San Fernando), a menos de 10 minutos en lancha.

Transporte: desde el puerto de Escobar parten lanchas colectivas que cobran 5,60 pesos por persona. De lunes a viernes funcionan a las 7.30, 8.30, 11.30 y 14.30, y aumentan su frecuencia durante los fines de semana, partiendo cada media hora durante todo el día. El regreso puede coordinarse en la boletería del puerto.

Las lanchas taxis, ofrecen tarifas de ida y vuelta de 30 pesos para grupos de 10 integrantes, y 50 para los de 20.

Reservas: para mayor información: 4728-2495. Cierra los lunes y martes. Se recomienda reservar especialmente los fines de semana. Consumo medio por persona, entre 15 y 18 pesos.

Te puede interesar