Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los juzgados laborales, cuestionados y en estado crítico

El Poder Ejecutivo habla de mafias y el fuero se defiende

SEGUIR
LA NACION
Domingo 18 de junio de 2017
0

La semana que pasó comenzó con los dichos del presidente Mauricio Macri sobre "la mafia de los juicios laborales". Desde entidades empresarias hubo apoyo unánime. En el caso de las pymes, los juicios, algunos de ellos arbitrarios, sofocan el negocio e impiden el crecimiento del empleo. Así se pudo leer en una carta de los lectores a LA NACION hace dos semanas, donde un empresario expresó que a pesar de haber tenido al trabajador debidamente registrado, se fue de la empresa con una demanda que hoy llega a los $3.000.000, imposible de pagar.

Por otro lado, los fueros laborales están colapsados y les llegan muchos más casos de los que pueden administrar. El 70% de ellos corresponden a juicios contra las ART por accidentes laborales, muchos de ellos "in itinere", es decir mientras se viaja ida o vuelta al trabajo. Aquí, según jueces del fuero, suelen darse las denuncias "truchas". Por ejemplo, un accidente durante el fin de semana se pasa como "in itinere" y entonces es la ART la que debe pagar el sueldo del empleado mientras esté con licencia.

La nueva ley de ART que estipula que todos los damnificados deben pasar por comisiones médicas de evaluación intenta poner un parate a los juicios, aunque ya hay siete acciones colectivas y algunas individuales para declarar la inconstitucionalidad de la ley. Mientras, la disminución de las demandas en los tribunales que se registró en abril, volvió a subir en mayo, por lo que los números finales para evaluar la efectividad de la ley todavía son inciertos.

Dentro de la "cocina" de los tribunales, el panorama es desolador. La falta de infraestructura hace que se entienda por qué los juicios tienen una duración de entre 3 y 5 años. Y además, las normas de seguridad e higiene, tal como las sugiere la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), brillan por su ausencia. Entre ellas:

Evaluación: es un reconocimiento de los peligros y riesgos presentes en los sectores y puestos de trabajo.

Eliminación: de los peligros y riesgos detectados en la evaluación, mediante el reemplazo de la máquina o situación que los genera o mejora de ingeniería en el establecimiento.

Aislación: de no ser posible la anulación de algunos de los factores peligrosos, se deberá establecer un mecanismo que actúe como barrera entre los trabajadores y el riesgo.

Control: siempre que se implementen medidas en materia de higiene y seguridad en el trabajo se deberán implementar controles en forma periódica, lo que permitirá conocer si la medida es correcta o si es necesario continuar trabajando en la mejora.

"El conocimiento y cumplimiento de la normativa sobre Salud y Seguridad en el Trabajo es indispensable para lograr lugares de trabajo sanos y seguros", se declara desde la SRT.

Los integrantes del Poder Judicial tienen excelentes sueldos, ya en la base de la pirámide. Un ayudante, en el inicio de su carrera, gana un básico de $22.492. No pagan ganancias, tienen feria judicial en enero y dos semanas en julio y estabilidad. Pros y contras del trabajo en el fuero laboral, que es cuestionado y también tiene cuestionamientos.

Poca seguridad, poca higiene

La falta de infraestructura dificulta el trabajo

Expedientes, donde sea

En pasillos, en el piso

Expedientes en el piso, por todos lados hablan del desborde de los archivos y de la cantidad de causas que tardan entre 3 y 5 años en resolverse. El papel sigue a la orden del día en tribunales que aún no utilizan la firma digital. Falta conectividad y sistemas informáticos que son demasiado lentos, según los jueces. Las colas para acceder a los ascensores y a las mesas de entrada son interminables

Infraestructura en mal estado

Suciedad a la vista

Además de las 120.000 causas en 2016 que se agregaron a las 320.000 que ya existían, cuando los tribunales tienen la capacidad para recibir unas 35.000 por año según datos oficiales, los problemas de infraestructura pueden verse a cada paso. Alfombras rotas, paredes resquebrajadas, ascensores que no andan, calor insoportable en verano, cables de electricidad colocados sobre la pared, sin protección

Seguridad deficiente

Miedo a los incendios

No hay control de entrada ni salida. El acceso es irrestricto. Las personas que trabajan en los tribunales dicen que temen que se produzcan situaciones de incendio por la cantidad de papel que está a la vista. No hay sistemas modernos contra incendios, y tampoco una escalera que permita escapar en caso de que se produzca alguno

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas