Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los juveniles de SIC respaldan su reconstrucción

Con un gran trabajo de Juan Soares Gache, de 21 años, el equipo de Boulogne venció por 34-17 a Alumni y ya está en el tercer puesto

Domingo 18 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: LA NACION

Si 2016 fue un año de reconstrucción para San Isidro Club, luego de un 2015 en el que terminó último en el Top 14, esta temporada se le planteaba como la oportunidad de reafirmarlo. Y tras un comienzo con altibajos en el certamen, los de Boulogne lograron su tercer triunfo consecutivo al vencer a Alumni por 34-17, lo que los ubica en un expectante tercer puesto.

Quizás uno de los mayores contratiempos de SIC este año fue la baja, por decisión propia, de Santiago Méndez. El medio-scrum, que se encargaba de patear a los palos, fue uno de los jugadores más destacados del conjunto el año pasado. Y por casos como ése SIC tuvo que apelar otra vez a los talentos de su cantera.

Quien empezó la temporada con la camiseta 9 fue Teófilo Lalanne, hermano de Alfredo. Después tuvo su chance Tomás Sascaro, y luego la responsabilidad recayó en Lucas Alcácer, que jugó en esa posición en el seleccionado de Buenos Aires, pero que en SIC venía actuando como wing. Pero una lesión de Alcácer abrió un nuevo espacio, y entonces asomó Juan Soares Gache.

El joven marcó un try al inicio del segundo tiempo, lo que le permitió a su equipo pasar al frente después de irse al descanso 12-10 abajo. Con el de ayer, Soares Gache ya lleva tres tries en la misma cantidad de partidos. "Me gusta apoyar, es una sensación única. Como medio-scrum uno siempre está pensando en dar juego, no en cortarse, pero a veces se abren los espacios y a uno le toca mandarte", sostuvo Juanchi, de 21 años y sobrino de Alfredo "Bambi" Soares Gache, un 9 que jugó en Los Pumas junto a Hugo Porta.

Aunque hasta el momento el Nº 9 no conoce la derrota, no todas fueron buenas. "Así como ahora le tocó a Alcácer, lo mismo le pasó a Juanchi el año pasado, que no pudo jugar por una lesión en una rodilla. Por suerte, está haciéndolo muy bien y creo que el hecho de que surjan chicos responde a la fuerza propia de un grupo que está entusiasmado", analizó Martín Cerioni, uno de los entrenadores zanjeros.

Con constantes indicaciones, Benjamín Madero fue quien más ayudó al joven medio-scrum. "Es una situación rara la que nos pasó. Como apertura, uno prefiere jugar siempre con el mismo 9, aunque no sea el mejor. Estuvimos rotando y esta vez Juanchi se ganó la oportunidad y demostró estar a la altura. Los dos nos ayudamos para leer el partido de la mejor manera", relató el apertura, que cumple hoy 29 años.

En los momentos de mayor necesidad, a veces surgen alternativas imprevistas que pueden terminar aportando más que lo esperado. SIC apeló una vez más a sus juveniles para cubrir un puesto clave y desde entonces está invicto. "Vengo con una buena racha y espero que no se corte", se esperanzó Soares Gache. Que es eso mismo: esperanza. Para un SIC que cree en sus juveniles. Y que, por cierto, los produce.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas