Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con mucho juego, Defensa goleó y quiere clasificarse a la Sudamericana

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 19 de junio de 2017
0

Quizás impulsados porque a los mejores trabajos se llega por sonrisas, relaciones, contactos y tesón, los futbolistas de Defensa y Justicia jugaron ayer como para que Sebastián Becaccece le propusiera a Jorge Sampaoli hacer un "copiar y pegar" de los 11 titulares y convocarlos a todos al seleccionado argentino.

La moción admitiría apenas una discusión sobre el arquero Arias, que no sabía cómo sacarse el frío mientras esperaba algún ataque de Atlético Tucumán, que pocas veces se acercó al arco de Defensa. Después de perder contra Independiente y Sarmiento de Junín, el Halcón goleó 3-0, pasó a Central (43 puntos a 42) y se instaló en el último puesto que clasifica a una copa que este semestre fue un "hashtag" en el Sur: la Sudamericana.

La paridad duró apenas 15 minutos. La presión bien respaldada de Atlético Tucumán se opuso como en una pulseada a la técnica sedosa e hipnótica de los pases que intenta siempre el local. Hay partidos que se destraban por segundos: apenas Defensa consiguió que la pelota fuera a la velocidad que quería, un tucumano llegó un segundo tarde a presionar, el que venía atrás también, el tercero lo mismo, y así, hasta que el equipo de Becaccece encontró la primera puerta a la espalda de Evangelista. Un córner que Barboza cabeceó como si lo hubieran desafiado a derribar un muro abrió la otra.

En Defensa atacan todos: un pelotazo de 70 metros de Alvarado que Stefanelli bajó a la carrera fue el 2-0, y un pase de Barboza, avanzando de 5, para que Stefanelli -la figura- tirara una pared y definiera, fue el 3-0. En el visitante hubo tres incisos: una mano de Barboza que era penal (aún 0-0), el regreso de Zampedri (un mes después de su lesión) y la piedad de un trabajador de la televisión, que cuando Stefanelli sentenció el tercer tanto apretó mal un botón y puso en el zócalo que Atlético Tucumán se había puesto 1-2.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas