Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una apuesta fuerte que finalizó con un triunfo que revitaliza

Cocca se la jugó con el debut de Gómez (21) en el arco y con tres jugadores de 19, 20 y 22 años

Lunes 19 de junio de 2017
0
River festejó en el Monumental
River festejó en el Monumental.

Cuando los últimos minutos pasaban como si fueran años en el Monumental, Racing intentaba que la pelota estuviese lo más lejos posible de Gastón "Chila" Gómez, el juvenil arquero de 21 años que ayer tuvo su estreno como titular. Los futbolistas que se tenían que encargar de que la pelota no volviera tan rápido al propio campo eran Matías Zaracho (19 años), Brian Mansilla (20) y Santiago Rosales (22). Una prueba de lo emparchado que llegó la Academia al final de esta accidentada temporada, que se inició mal desde el inesperado despido de Facundo Sava después de 90 días de pretemporada.

Por eso vale tanto este triunfo en la cancha de River para Diego Cocca, que otra vez hizo una apuesta fuerte para fugar hacia adelante: plantó una línea de cinco defensores, más un doble cinco y dejó en soledad a Marcos Acuña, Lisandro López y Lautaro Martínez para que complicaran por el peso propio de su jerarquía. La ecuación funcionó perfecto, gracias a algunas concesiones defensivas que dio el local: Martínez fue incontrolable para Maidana y Acuña definió el partido tras otra salida en falso de Augusto Batalla.

Racing encontró una victoria importante para recuperar la confianza de un plantel golpeado desde la derrota en el clásico de Avellaneda, cuando todavía le quedan tres partidos clave que definirán el semestre (además de los dos del torneo, la ida de la Sudamericana, el 29 de junio ante Deportivo Independiente de Medellín). Después de semanas agitadas por el clima interno, con la salida de Agustín Orion, entre otras cosas, el ánimo será otro para encarar los choques ante Colón y Banfield e intentar cumplir con el objetivo trazado de ingresar en la Libertadores.

Si la Academia logra salir a flote en la tabla y terminar entre esos primeros cinco puestos que dan el pasaje al torneo continental más importante a nivel clubes será por los distintos salvavidas que consiguió con la jerarquía individual que mostró de mitad de cancha hacia adelante. En algún momento de la temporada fue López, en otros Bou y también Acuña. Ayer fue otra vez Martínez, figura cada vez más repetida, el que se las ingenió para complicar a la defensa millonaria. Entre las incontables pruebas que hizo Cocca para volver más seguro el arco propio, ayer experimentó la línea de cinco defensores para blindar a Gómez. No alcanzó: de las tres veces que River pateó al arco, dos terminaron en la red. Igual bastó para tomar aire y volver a mirar la línea de llegada con alguna ilusión.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas