Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El día después del crédito hipotecario para viviendas que permite comprar unidades en pozo

El Gobierno "presiona" a los desarrolladores para que se animen con los primeros proyectos

SEGUIR
LA NACION
Lunes 19 de junio de 2017 • 01:03
0

cerrar

Todas las señales indican que el crédito que permite comprar una unidad que aún no está construida es parte central de la agenda del Gobierno. La mesa chica del presidente entendió que la generación de nuevos proyectos inmobiliarios es clave para lograr la esperada reactivación de la economía con la generación de nuevos puestos de trabajos vinculados a la construcción. De hecho hace pocos días se realizó la primera mesa sectorial de la que participaron autoridades nacionales, desarrolladores, directores del Banco Central y referentes de Procrear.

El objetivo, cambiar figuritas, plantear los problemas a desasnar y lograr que las líneas de financiamiento al poco estén en la calle cuánto antes. "Hace más de 30 años que estoy en la industria y jamás vi tanto interés", fue contundente uno de los desarrolladores que participó del encuentro que promete repetirse con una frecuencia de 15 días.

La misma fuente adelantó que pocas semanas uno de los bancos privados líderes del mercado se subirá al tren de estas líneas. Mientras tanto, el Gobierno "presiona" a los desarrolladores para que se animen con los primeros proyectos. A cambio, el Nación ya se comprometió a prestarle a los empresarios el 100 por ciento de la inversión del proyecto. "Este impulso es clave, podemos trabajar con la plata de los bancos", agrega el empresario. Es decir el banco oficial otorgaría el dinero, el desarrollador el terreno y los compradores finales accederán al crédito.

Las líneas serán viables para unidades que sean primera vivienda cuyos tickets no superen los $ 3,2 millones. En este contexto en la industria ya se habla del día después del crédito. Uno de los principales cambios es que cuando se termina la obra, los compradores acceden a la unidad inmediatamente, pese a no poderla escriturar porque con la posesión le otorgan la financiación. En este modelo, los bancos dejan de financiar actos consumados y se convierten en una especie de "socios del negocio". Además, las unidades usadas comenzarán a tener competencia, habrá más compradores y los precios seguirán subiendo en dólares.

Por otra parte, se espera una proliferación de emprendimientos en barrios periféricos en los que hasta ahora no se construía porque los inversores -que concentraron la demanda en los últimos años- no compraban en zonas que no eran top. Los empresarios también comenzarán a mirar al interior, principalmente Córdoba, mercado en el que una escritura puede dilatarse hasta seis años. Una de las claves para no comprar una unidad en un emprendimiento que corre el riesgo de no ser terminado, es analizar qué porcentaje del mismo está vendido. "No arrancaría un proyecto que no tenga más del 70 por ciento colocado", anticipa Gustavo Llambías, director de la desarrolladora Red, como le dará previsibilidad a los compradores. Un tema que genera cierta inquietud en el mercado es la posibilidad de que ante un escenario de más compradores y pocos proyectos en oferta se genere una burbuja en los precios.

Los players aseguran que la oferta que saldrá al mercado en los próximos meses disminuye las probabilidades. Es decir, estará atada a la cantidad de metros cuadrados que se lancen.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas