Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Martín Fierro 2017: lo mejor y lo peor de la ceremonia

Un balance sobre la 47° edición de los premios que distinguen a lo más destacado de la industria televisiva

Mirtha Legrand
Mirtha Legrand. Foto: Prensa El Trece
Lunes 19 de junio de 2017 • 02:51
0

Pasaron los Martín Fierro 2017 y es tiempo de balances: aquí, un breve análisis sobre lo que la 47° edición de los premios que distinguen a los mejor de la industria televisa nos dejó.

LO MEJOR

Los discursos espontáneos

cerrar

En pos de agilizar la ceremonia, los organizadores buscan cada año que los discursos de agradecimiento se reduzcan a su mínima expresión... ¡a menos que haya genuina emoción o alguna chispa de gracia que saque a los televidentes de su modorra!

La espontaneidad de Susana Giménez "retando" a Marcelo Tinelli por haber llegado tarde y su asombro por verse a sí misma en blanco y negro durante el clip previo a su Martín Fierro homenaje, fue uno de esos momentos que despiertan sonrisas y nos hacen olvidar los eternos agradecimientos a familiares y amigos que pasaron antes y vendrán después.

Algo parecido sucedió con Mirtha Legrand , que al subir al escenario a retirar su Martín Fierro de Brillantes repasó algunos de sus latiguillos y... ¡terminó pidiendo un aplauso para celebrar la belleza de su nieta, Juana Viale!

La emotividad del In Memorian

cerrar

El momento en que se recuerda a los actores, conductores y demás trabajadores de la industria televisiva que perdieron la vida en el último año, siempre supone el "pico de emotividad" de toda ceremonia. Este año, la interpretación en vivo de Abel Pintos de "Sin principio ni final" le brindó un condimento extra al clip homenaje.

Lo peor

Los premios "cantados" y el espíritu adulador de Aptra

Sin demasiada sorpresa, la velada fue repartiendo galardones de manera bastante equitativa y predecible. Podría decirse que, como cada año, Aptra buscó acariciar los egos de las grandes figuras como para asegurarse que nadie termine enojado por irse del Hilton con las manos vacías. En ese punto, hasta que el Martín Fierro de Oro fuera para El marginal sonó a decisión salomónica, no porque la producción de Underground no se lo merezca, sino porque apenas había conseguido alzarse con dos distinciones durante la velada.

Las chicanas innecesarias

cerrar

Cada ganador puede utilizar esos minutos de agradecimiento como se le dé la gana, pero la eterna discusión entre quienes piden que se cierre "la grieta" política y los que se despachan con alguna chicana apolítica resulta, a estas alturas, inconducente. El "regalo" de Diego Brancatelli para Jorge Lanata -"una Cristinita de la suerte, para ver si podemos vivir un poquito mejor"- es un claro ejemplo de una broma que puede generar carcajadas en una comida entre amigos, pero que no le aporta nada positivo ni constructivo a una entrega de premios televisada.

El ensañamiento de Jorge Rial

Al igual que el año pasado, Rial volvió a hacer de las suyas en su cruzada contra los premios del famoso gaucho. Como si se tratara de un niño dispuesto a contar el final de la película como travesura, el chimentero recurrió a su cuenta de Twitter para adelantar algunos de los ganadores, entre ellos el Oro para El Marginal. A esta altura, no queda muy en claro si su enemistad es contra Aptra o contra su ex socio y amigo, Luis Ventura.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas