Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Premios Martín Fierro 2017: todo lo que no se vio de la gran noche de la televisión

Charlas en los pasillos, besos, reencuentros y hasta una caída

SEGUIR
LA NACION
Lunes 19 de junio de 2017 • 09:21
Imágenes dentro de la ceremonia
Imágenes dentro de la ceremonia. Foto: LA NACION
0

El pronóstico anunciaba lo que la velada deparaba: 3 grados para la noche del domingo. Y así fue. Pero el factor climático no iba a ser condición para que las celebridades escondieran sus figuras en la alfombra roja. Desde temprano la entrada del hotel Hilton, donde tuvo lugar la ceremonia de la entrega de los premios Martín Fierro 2017 , se convirtió en una pasarela, donde los gritos de algunos fanáticos -que decidieron ir a pasar el final del día del padre a la intemperie- servían de anticipo para saber quién estaba acercándose. A partir de las siete de la tarde, los alaridos fueron aumentado. Primero Paula Chaves e Iván De Pineda , que eran los presentadores de la previa, desfilaron cómodamente por la alfombra que estaba dividida por la puerta del lobby del hotel. Afuera, había fotográfos y algunos periodistas -los pocos que decidieron enfrentar la gélida temperatura para poder dar con los invitados-; adentro, estaba el resto peleando por estar más cerca de la valla que los separaba de un posible entrevistado. Calor y amontonamiento contra frío y espacio. Ese era el dilema.

Los primeros

Flavia Palmiero fue de las primeras en llegar. La ex animadora infantil se mostró simpática con la prensa. Después fue el turno de Roberto Pettinato quien fue acompañado por sus hijos más chicos. Divertido, el conductor hizo chistes y contó que decidió ir con la mejor compañía.

Narda Lepes aseguró que estar nominada -por Dueños de la cocina- era más que suficiente: no se tenía mucha fe porque compartía terna con Marcelo Tinelli, quien más tarde se haría no solo de esa estatuilla sino de tres más. Con un super escote la cocinera contó que el final de la edición de este año del programa "va a estar peleado hasta al final". Christophe Krywonis coincidió con su colega con que estar en la misma categoría que el conductor de ShowMatch no era fácil, pero con estar en la lista estaba mucho más que satisfecho -compite por Pesadilla en la cocina-. Ambos cocineros prometieron no ponerse críticos con el menú de la ceremonia.

Mariana Fabbiani y Guido Kaczka pasaron volando por la alfombra. "Perdonen pero tengo que conducir", dijo la rubia quien fue una de las más halagadas en la previa, con su vestido con transparencias y bordado.

Andrea Rincón sorprendió con nuevo pretendiente: se la pudo ver a los besos con el Mono de Kapanga durante la cena. En diálogo con LA NACION, la actriz que finalmente se llevó el premio a la revelación por su trabajo en La Leona, contó antes de ingresar que sentía que estaba viviendo un sueño y sacó un papelito donde tenía escritos todos los nombres que estaban detrás de su look. "Desde chiquitita que sueño con ganarme el Martín Fierro y el Oscar y daba discursos frente al espejo y actuaba. Esperemos que me salga, la verdad es que a mí las emociones me superan. Hay que ver qué pasa".

Guillermo Andino también fue acompañado por una de sus hijas y su mujer. Es que no solo era una noche especial, donde competía en dos ternas -una por el noticiero de América TV, la otra como productor- sino que iban a homenajear a su padre, a 30 años de su muerte. No faltaron figuras que tropezaron con un escalón casi invisible que había en la pasarela, por eso cuando Mirtha Legrand se hizo presente, los de seguridad se encargaron de guiarla para que no repitiera el blooper. Avanzaba la noche y por fin las figuras importantes aparecían: la diva de los almuerzos no fue sola, con ella su hija, Marcela Tinayre, y su nieta, Juana Viale, fueron de las más veneradas en la alfombra. Los gritos dejaban en claro que la familia de la Chiqui era una de las preferidas del público. Susana Giménez se hizo presente a los pocos minutos despertando el fervor en Puerto Madero. También Pampita Ardohain, con un vestido blanco y su sonrisa perfecta. ¿Pico Mónaco? No estuvo, esta vez la modelo fue sola. El que llegó acompañado fue Nacho Viale, quien llegó más tarde para sumarse al clan. También hubo reencuentro entre Julieta Cardinali y Diego Ramos, quienes hace casi 20 años trabajaron juntos en Verano del 98. Nancy Pazos habló de su participación en "Bailando por un sueño 2017". "Tenía miedo, pero la verdad disfruto todo. Es como un feliz cumpleaños", dijo.

Los últimos

Las últimas en caminar por la alfombra fueron Moria Casán y Vicky Xipolitakis. Ambas, como siempre llamaron la atención no solo por sus looks osados sino por ocurrentes contestaciones. Más tarde llegarían Griselda Siciliani y Sebastián Ortega, quienes entraron minutos después de que empezara la transmisión de Eltrece. Avanzada la entrega, Marcelo Tinelli acompañado de su mujer, Guillermina Valdes, y la menor de sus hijas, Juanita, llegó y se sentó en una de las mesas de adelante. En el otro extremo, Adrián Suar se sumó al equipo de Silencios de familia. Venía directo del teatro donde está haciendo Un rato con él.

Adentro: la ceremonia

Después de la alfombra roja, la cena. Los invitados a la gala de los Martín Fierro se fueron sentando en sus respectivos lugares. Mientras que las familias con más renombre del mundo del espectáculo ocuparon los sitios más cercanos al escenario, el resto de los nominados se organizó por equipos. En una mesa, por ejemplo, se la podía ver a Susana Giménez acompañada por Marley, quien ésta vez fue solo para estar con la diva, pero que no descarta el año que viene estar ternado. La Su no tuvo un segundo en soledad.

En cada tanda, los alrededores de su mesa se llenaban de curiosos y amigos. Muchos querían pedirle una foto, otros saludarla por su premio ganado (mejor programa de entretenimientos). Cerca, estaba la mesa de Mirtha Legrand junto a su familia. La diva estuvo la mayor parte del tiempo acompañada por su nieta Juanita. Y casi al lado, Pampita Ardohain, Marcelo Polino y, promediada la noche, Marcelo Tinelli, Guillermina Valdes y Juana Tinelli ocupaban otro espacio privilegiado. Eso sí, el que quería hacerle alguna pregunta al conductor de ShowMatch debía vérselas con dos guardias de seguridad. Uno de ellos extremadamente brusco que llegaba a empujar y hasta cuestionar la invitación de los periodistas.

Las tandas y sus movimientos

Más allá de lo que puede verse en la transmisión en vivo, la verdad pasa en las tandas. Entre plato y plato y ganador y ganador, los movimientos empiezan cuando está por llegar la propaganda. Los invitados cambian de mesa, se saludan, se hacen chistes. Juanita Viale, por ejemplo, circulaba. Secreteaba con Polino y Pampita, después se sentó al lado de Luciano Cáceres. No se quedaba quieta y despedía carcajadas.

Griselda Siciliani se abrazaba con su íntima Jorgelina Aruzzi, después de ganar como mejor actriz por su papel en Educando a Nina. Los mozos pasaban con algunos tentempiés. Como en todas las fiestas: no faltó la comida. En esta oportunidad el menú estuvo compuesto por: snack (queso, chorizo seco y pan de tomate), entrada (pato de granja, zanahoria-hinojo y quinoto), principal (tapa de asado, almidones del norte y trufa de morcilla) y por último, el postre (cacao y té, sorbeto de bayas de Sauco y tizas de rosa mosqueta).

Las mesas más ruidosas

"No fue cualquier programa para mí, este premio me emociona más", dijo Griselda Siciliani a LA NACION minutos después de ser reconocida como mejor actriz. Por el pasillo pasaba Rincón de la mano del cantante de Kapanga, quien se mostró de lo más cariñoso durante toda la noche. "Me sorprendió, me superó la emoción. No me salían palabras, me tuve que ir del escenario, cuando bajé, me puse a llorar. Fue demasiado", dijo .

Minutos después sería Rincón la encargada de levantar la copa en la mesa de La Leona cuando Pablo Echarri perdía en la terna a mejor actor. Y más tarde la primera en festejar cuando Nancy Dupláa ganaba en la terna de actriz.

El momento emotivo

Mientras que las mesas de atrás estaban más dispersas y las charlas iban más allá de lo que estaba sucediendo en el escenario, los de adelante no pudieron dejar de conmoverse con el homenaje a los que partieron. Abel Pintos en vivo interpretó "Sin principio ni final". Marcelo Tinelli y Valdes se mostraron emocionados y Juanita Viale fue la que más aplaudió al cantante. Al otro extremo, Adrián Suar se mostraba tranquilo pero sin ganas de hablar con la prensa. Estaba sentado al lado de Julieta Díaz y ambos resultaron ganadores por su trabajo en Silencios de familia.

Ex parejas que se reencuentran

La entrega de los Martín Fierro es uno de los eventos más importantes para la televisión argentina. Por eso no es fácil esquivar la gran cita. Si bien hay personalidades que deciden no ir, como el caso de Esteban Lamothe y Julieta Zylberberg, quienes a pesar de haber sido parte de programas ternados (Educando a Nina y Loco por vos) decidieron no asistir, hay otras que se reencuentran pero tratan de no cruzarse. Casos como el de Guillermina Valdes y Sebastián Ortega resultan particularmente incómodos: ella está en pareja con Marcelo Tinelli, archirrival de Ortega en la producción televisiva. En esta edición de los premios ShowMatch y El Marginal competían en varias categorías y se llevaron importantes premios, pero entre ellos no hubo ni un cruce de miradas. Algo similar ocurrió entre Suar y Siciliani o entre Luciano Cáceres y Gloria Carrá, aunque la separación de ellos fue más mediática por problemas a la hora de la repartición de bienes.

La salida de Mirtha y la caída de Araceli González

Mirtha tuvo una gran noche. No solo fue reconocida con dos premios por sus programas sino que recibió el Martín Fierro de Brillantes, por su trayectoria. Cuando la diva de los almuerzos se estaba retirando, las cámaras montaron un operativo para sacarle algunas palabras. Fue en ese contexto en que uno de los camarógrafos pisó el vestido de Araceli González quien estuvo cerca de terminar en el piso. "Fue una noche inolvidable. Hablé toda la noche con Goldie. Hay días que tengo ganas de retirarme y, otros, de seguir, depende del estado de ánimo", dijo Mirtha minutos antes de irse de la entrega.

La Leona y El Marginal

Tanto Pablo Echarri como Nancy Dupláa se mostraron muy contentos con los premios obtenidos por La Leona, la tira que protagonizaron y se llevó cuatro estatuillas. Ambos hablaron del boicot que sufrió la producción antes de salir al aire, por la conocida simpatía que tiene la pareja con el kirchnerismo. "Lo vivimos con sorpresa, porque nunca lo haría, no diría boicoteemos esto para que no salga. Es parte, cuando uno se compromete políticamente o con una idea o con lo que sea. Son decisiones", dijo Dupláa.

"Fueron momentos conyunturales, donde se ponían en tela de juicio otras cosas. Seguimos pensando lo que pensamos, defendiendo las ideas que defendemos y creyendo que en este país quien opine diferente puede hacerlo sin ningún problema. Entonces militando esa idea, más allá de la política", dijo Echarri e interrumpió la respuesta para escuchar quién era el ganador del Martín Fierro de oro. Al escuchar que era para El Marginal, dijo con una sonrisa: "Muy salomónico todo, ¿no?"

cerrar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas