Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo es el súper pegamento creado por científicos de Corea del Sur que se adhiere a (casi) todo

Lunes 19 de junio de 2017 • 13:55
0

Es una banda adhesiva como ninguna otra: se adhiere tanto a superficies lisas como rugosas, sin importar si están secas o mojadas o incluso si están recubiertas de aceite.

Esta cinta super adhesiva fue desarrollada por un equipo de investigadores en Corea del Sur, que publicaron los resultados de su investigación en la última edición de la revista Nature.

El material, que se inspiró en la anatomía del pulpo, tiene el potencial de ser utilizado en el campo de la medicina y en la industria, según explicaron los científicos de la Universidad de Sungkyunkwan.

Reutilización

A diferencia de los gecos -que usan pelos microscópicos para aferrarse a las paredes, o las ostras, que se adhieren a las rocas produciendo un pegamento- los pulpos utilizan las ventosas que recubren sus tentáculos para adherirse a una superficie.

Esto les permite pegarse y despegarse con gran facilidad. Esta capacidad se debe a que dentro de las ventosas, hay unas pequeñas protuberancias.

Los investigadores imitaron este mecanismo: crearon un parche de varias capas de goma flexible a las que le hicieron agujeros diminutos que actúan como ventosas y dentro de cada agujero, incorporaron una protuberancia como la que tienen los pulpos.

Esto reforzó la capacidad del parche artificial de pegarse en superficies húmedas, ya que las ventosas funcionan por la fuerza de capilaridad.

¿Adiós a las suturas?

Los investigadores surcoreanos creen que el nuevo material puede ser extremadamente útil en el campo de la medicina
Los investigadores surcoreanos creen que el nuevo material puede ser extremadamente útil en el campo de la medicina.

El parche puede además usarse repetidas veces (más de 10.000 ciclos de pegado y despegado) sin que pierda su fuerza de succión. Los pulpos son unos de los animales más inteligentes dentro del grupo de invertebrados.

Se estima que el nuevo material podrá estar a la venta en cerca de tres años. Podría utilizarse, dicen los investigadores, para reparar heridas en la piel (en reemplazo de las suturas), ya que al no contener un adhesivo químico no la irrita.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas