Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Copa Confederaciones: con titulares o suplentes, Alemania no puede dejar de ser Alemania

La selección de Joachim Löw se impuso 3-2 a la de Australia en su debut en el torneo que sirve de ensayo general para el Mundaial de Rusia 2018

Lunes 19 de junio de 2017 • 14:15
SEGUIR
LA NACION
  |  
AustraliaAustralia

-

P
AlemaniaAlemania

-

P
0

Alemania venció a Australia en su estreno en el certamen
Alemania venció a Australia en su estreno en el certamen. Foto: Reuters

SOCHI - A esa frase que de broma tiene poco ("el fútbol es un deporte en el que juegan once contra once y al final siempre gana Alemania") se le puede sumar una variante: gana Alemania integre quién integre el equipo.

Lo sufrió hoy Australia, derrotada 3-2 en su debut en la Copa Confederaciones de Rusia 2017 ante una Alemania que no dudó ni sufrió, aunque de las estrellas que frustraron a la Argentina en la final de Brasil 2014 no hubiera rastro. Lars Stindl, a los 5', Julian Draxler, de penal a los 44', y Leon Goretzka, a los 48', marcaron los goles alemanes en el partido disputado en Sochi. Tommy Rogic había descontado para Australia a los 41' y Tomi Juric, previa autorización del VAR, el sistema de videoasistencia para el árbitro, a los 56' . Con Draxler como capitán a sus 23 años, el equipo de Joachim Löw no sólo mantiene las señas de identidad del nuevo fútbol alemán, sino que las potencia.

La "Alemania B" es joven y no cuenta con hombres consagrados como Thomas Müller, Toni Kroos, Mesut Özil o Manuel Neuer, pero se apoya en Draxler, estrella del Paris Saint-Germain y señalado como gran futuro del fútbol alemán, y en otros jóvenes como Julian Brandt, Leon Goretzka, Joshua Kimmich y un largo etcétera. Los experimentados estarán en Mallorca, Ibiza o Cerdeña pasando sus vacaciones de verano, pero los veinteañeros demostraron en una Sochi de clima fresco y cielo nublado que ya tienen hombros para sostener la responsabilidad.

Triangulaciones, descargas a espaldas de la defensa rival, paredes y el arco del oponente siempre en la mira. La pelota le fluye fácil a Alemania, definitivamente olvidado aquel fútbol de "panzer" que la marcó hasta que Jürgen Klinsmann asumió el control de la selección en dupla con Löw una docena de años atrás.

Parada frecuentemente en el área rival, Alemania tuvo en Brandt, subiendo por la derecha para habilitar a Goretzka, y en Wagner, penetrando por la izquierda, a dos pistones ofensivos. Draxler, con el 7 que durante años llevó Bastian Schweinsteiger, manejaba los hilos. Es Alemania, juegue quién juegue. Tan suelta estuvo la Mannschaft en el Fisht Stadium, al borde del Mar Negro, que promediando el primer tiempo Brandt entró al área, resbaló, casi besó el césped y se levantó para recuperarse, gambetear al australiano Aziz Behich y disparar al arco. No fue gol por poco.

En el segundo tiempo, los alemanes levantaron algo el pie del acelerador, pero siguieron siendo dueños del partido. En el área técnica, Löw confirmaba lo que había dicho días antes ("la Copa Confederaciones es un regalo para mí") y probaba tácticas y jugadores pensando, sobre todo, en lo que le espera dentro de un año en Rusia. Los goles australianos llegaron por vías heterodoxas. Un tiro al arco dio en la espalda del alemán Shkodran Mustafi para dejarla muerta y a disposición de Rogic para el primer tanto "aussie". El segundo, de Tomi Juric, llegó con suspenso, porque la decisión se tomó tras apelar al sistema VAR y consultar el video, que despejó la sospecha de la utilización de la mano.

Alemania tendrá el jueves, ante Chile en Kazán, un partido bastante más exigente que el de hoy, Australia se medirá a Camerún en San Petersburgo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas