Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La historia de Tito, el abuelo rosarino que vende perfumes en un semáforo de Tucumán

Varios tucumanos que se conmovieron al verlo en la calle, acudieron a las redes sociales para pedir que lo ayuden

Lunes 19 de junio de 2017 • 16:53
Tito vende perfumes artesanales en un semáforo de Yerba Buena
Tito vende perfumes artesanales en un semáforo de Yerba Buena. Foto: Facebook
0

Tiene 87 años, pelo blanco y camina lentamente. Siempre usa gorra y anteojos de sol para vender fragancias artesanales en el semáforo del Cristo, en Yerba Buena, una localidad de Tucumán. Se trata de Antonio Villegas, a quien se lo conoce como "Tito", según reporta La Gaceta.

En los últimos días, con la llegada del frío, algunos conductores se conmovieron y decidieron compartir su imagen en las redes sociales para pedirles a los tucumanos que colaboren con él.

Su historia se había conocido en 2015, cuando el diario tucumano La Gaceta lo entrevistó. "Tito" no es un vendedor común, sobre todo por su edad y su perseverancia. Su horario de "entrada" es a las 9.30 y siempre lleva su caja de cartón repleta de perfumeros qué el mismo fabrica.

"Perfumeros para autos / para placares / para roperos / $40", dice la cajita, pintada con diferentes colores.

Su trabajo no es cómodo: tiene que estar parado por más de cinco horas bajo el sol o con frío. En el semáforo, nadie lo conoce por su nombre. Nació en Rosario, provincia de Santa Fe, y todavía mantiene la tonada rosarina.

"Soy Antonio Villegas; jubifusilado. porque con la jubilación a mí me fusilaron", dijo. Según contó, la jubilación no le alcanza para vivir y por eso sigue con la venta callejera.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas