Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Esa Intercontinental que puede volver multiplicada por dos

LA NACION
SEGUIR
Sebastián Fest
Martes 20 de junio de 2017
0

SOCHI, Rusia .- Al presidente de la Conmebol le brillan los ojos cuando escucha el nombre: Diego Maradona. "No lo conozco, no lo conozco, pero para mí sería un honor enorme charlar alguna vez con él". Alejandro Domínguez Wilson-Smith, un paraguayo de 45 años muy diferente al oscuro y soporífero Nicolás Leoz, tiene entre manos uno de los trabajos más difíciles de la dirigencia deportiva a nivel mundial: convencer a la gente de que la Conmebol en una organización confiable, moderna y sin sombra de sospecha. El nuevo logotipo de la confederación, fundada en 1916, es un buen paso, pero menor: lo que Domínguez necesita es que se sepa quiénes y cuánto robaron en las décadas oscuras del fútbol sudamericano. Y recuperar al menos parte de ese dinero. Recién entonces la Conmebol sonará a otra cosa. Dice que en eso está, pero que se necesita tiempo.

Abbondanzieri y Guillermo Barros Schelotto, con la Copa Europeo Sudamericana 2003, fue el último gran título que conquisto el fútbol argentino; ese gran partido podría volver a jugarse
Abbondanzieri y Guillermo Barros Schelotto, con la Copa Europeo Sudamericana 2003, fue el último gran título que conquisto el fútbol argentino; ese gran partido podría volver a jugarse.

Por eso, consciente de que la historia mafiosa del fútbol sudamericano lo perseguirá por un buen rato, Domínguez busca cambio y resultados en otros carriles. Quiere recuperar la relación con las grandes glorias, de ahí que homenajeara a Pelé días atrás en San Petersburgo y quiera hacer lo mismo con Maradona en breve. Quiere, claro, que una selección sudamericana vuelve a ganar el Mundial, pero como eso no depende de él, sus cañones apuntan a lo que sí puede modificar: la Copa Libertadores. Una final en 2018 en Lima o Río de Janeiro, a partido único y con toda una semana de eventos previos. Suena a Champions League, ¿no? Y hay más, aunque prefiera ser prudente: la resurrección de la Copa Intercontinental está cada vez más cerca. Y por partida doble. Ni a la UEFA del esloveno Aleksander Ceferin ni a la Conmebol les interesa seguir perdiendo el tiempo con equipos asiáticos o africanos de relativo nivel e historia inexistente en el evanescente Mundial de Clubes. Quieren volver al mano a mano. No sólo a nivel de clubes, sino de selecciones, con una gran final de campeones entre el ganador de la Copa América y el de la Eurocopa.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas