Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

San Lorenzo se despide de Ortigoza y en cinco días se juega el futuro dentro y fuera de la cancha

Con la ilusión de clasificarse para la Libertadores 2018, se enfrentará con Banfield, que tiene la ilusión de ganar el título; el recambio del plantel, en la mira

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 20 de junio de 2017
Aguirre conversa con Ortigoza, que hoy se despedirá del público
Aguirre conversa con Ortigoza, que hoy se despedirá del público. Foto: DyN
0

El primer semestre de San Lorenzo fue tan volátil que el impulso por la clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores no alcanzó para disimular la irregularidad del equipo. El progreso que mostró el Ciclón a la hora del cierre en desafíos vitales se contrapone con producciones infructuosas frente a adversarios de menor fuste. Una situación que lleva a este equipo a un cuello de botella que lo coloca jugándose su futuro dentro y fuera de la cancha en apenas cinco días (el sábado, chocará con Talleres). Hoy tiene la necesidad de vencer a Banfield -que todavía sueña con el título-si aspira clasificarse al torneo más relevante del continente en 2018, a la vez que la dirigencia negocia con los máximos referentes la posibilidad de extender -o no- sus vínculos.

Los dirigidos por Diego Aguirre evidenciaron dos caras diferentes en lo que va de 2017. A la sobriedad y valentía en momentos culmines (Universidad Católica, Flamengo y River como local, Atlético Paranaense y Huracán como visitante), le añadieron inestabilidad y fragilidad ante adversarios de menor categoría (derrotas con Atlético Tucumán, Temperley, Aldosivi y Colón). Lo primero le sumó un envión para observar el futuro con optimismo. De lo segundo se desprende que se fueron acumulando frustraciones por no aprovechar las chances, con sólo tres puntos de los últimos 12 disputados. Un detalle: en el certamen doméstico en 2017 San Lorenzo no empató ningún encuentro; ganó siete y perdió siete. Y hay más: de sus 20 compromisos en el año terminó derrotado en nueve.

La renovación de contratos de los referentes será otra de las cuestiones a resolver antes del 30 de junio. El tema más espinoso es el de Néstor Ortigoza, que hoy jugará su último encuentro en el Nuevo Gasómetro que, a su vez, oficiará de termómetro. Leandro Romagnoli, Sebastián Torrico y Juan Mercier también negocian.

Entre los jugadores que están siendo observados aparecen Gonzalo Rodríguez y Gabriel Gudiño. La agenda apremia: hay tiempo hasta el 1° de julio para realizar los tres cambios que permite la Conmebol en la lista de buena fe de la Libertadores. El Ciclón deberá afinar la puntería porque en el transcurso del último año arribaron Fabricio Coloccini, Gonzalo Bergessio, Tino Costa, Mathías Corujo, Rubén Botta y Robert Piris da Motta, de rendimientos desparejos y escasa participación. Mientras, partieron piezas indispensables tanto para Pablo Guede como para Aguirre: Martín Cauteruccio, Sebastián Blanco, Emmanuel Mas y Julio Buffarini.

Las miradas estarán posadas en el Nuevo Gasómetro, en una jornada en la que el torneo podría tener un nuevo campeón. Para el Ciclón, hay dos objetivos: aspirar a la próxima Libertadores y resolver contratos de futbolistas de espaldas anchas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas