Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Este año hubo que trabajar entre 174 y 206 días solo para pagar impuestos

El Iaraf difundió el informe sobre el Día de la Independencia Tributaria que se extiende desde mañana hasta el 24 de julio

Lunes 19 de junio de 2017 • 21:07
0
Foto: Archivo

El llamado Día de la Independencia Tributaria, que mide qué proporción de días en el año debe trabajar una familia asalariada para pagar todos los impuestos, comienza mañana y puede llegar hasta el 24 de julio, según el nivel de ingresos del hogar.

El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), autor del informe, explicó que "es un indicador comúnmente utilizado a nivel mundial para ilustrar el nivel de carga tributaria que existe en un país, y considera la cantidad de días hipotéticos que debe destinar un individuo para el pago de los diferentes impuestos al Estado".

El valor se calcula aplicando proporcionalmente un indicador de carga tributaria sobre el año calendario, asumiendo que desde el 1º de enero se comienza a trabajar "para el Estado" y obteniendo la fecha a partir de la cual un ciudadano termina de pagar impuestos y comienza a percibir ingresos para sí mismo, aclaró. El análisis incluye todos los impuestos, directos e indirectos, que cobra el Estado en los niveles nacional, provincial y municipal sobre una familia asalariada, y las contribuciones patronales y personales al sistema previsional.

De acuerdo con esos datos, un trabajador asalariado formal este año debería trabajar entre 174 y 206 días "para cumplir con las obligaciones tributarias de los tres niveles de gobierno", esto es, nacional, provincial y municipal. "De este modo, en 2017, y por segundo año consecutivo, se observa una reducción en la cantidad de días necesarios para pagar impuestos para los tres estratos de ingresos más elevados", aclara el informe difundido hoy.

La reducción es de hasta 28 días respecto del plazo verificado en 2015 (el máximo nivel de la serie). "Obedece a la actualización de los mínimos no imponibles y los tramos de las escalas del impuesto a las ganancias que afecta a empleados en relación de dependencia y los correspondientes al impuesto sobre los bienes personales", añadió el Iaraf.

En los estratos de menores ingresos, que no tributan Ganancias ni Bienes Personales. "La carga tributaria ha permanecido prácticamente sin cambios en los últimos años. En consecuencia, se infiere la necesidad de continuar avanzando en una reforma tributaria que alcance a los impuestos indirectos que afectan al consumo (como por ejemplo el IVA o el impuesto a los ingresos brutos provincial) y a los impuestos al trabajo", propuso el instituto económico.

De no mediar esa reforma, señala el informe, cabe esperar que el nivel de presión impositiva carga tributaria que recae sobre los niveles inferiores de ingresos "permanezca invariable en el tiempo."

El estudio considera cuatro casos de ingresos hipotéticos, para una familia compuesta por matrimonio y dos hijos y cuyos ingresos son generados por un solo miembro que se desempeña como asalariado en el sector formal de la economía.

Los impuestos considerados por el estudio son los nacionales directos (aportes personales, contribuciones patronales, Ganancias y Bienes Personales). Los indirectos: IVA, impuestos internos, y los impuestos específicos y los provinciales (impuesto inmobiliario y automotor, entre los directos, e Ingresos Brutos, entre los indirectos). Y entre los municipales se sumaron la contribución sobre los inmuebles, la tasa del automotor, tasa de seguridad e higiene, y la tasa sobre el suministro de energía eléctrica y gas natural.

"Es importante aclarar que se trata de un estudio de carga tributaria bruta, en el sentido que se estima el monto que las familias destinan al Estado en concepto de impuestos, pero no se considera la manera en que luego el Estado vuelca a la sociedad estos recursos, lo que implicaría un estudio de carga tributaria neta", aclaran los especialistas del Iaraf.

Se asume que toda la carga tributaria se traslada al asalariado. Cabe aclarar que se consideran en el cálculo las contribuciones patronales puesto que el punto relevante es el salario que el empleador estaría dispuesto a pagar al trabajador en caso de no existir los impuestos al trabajo.

"Se infiere la necesidad de continuar avanzando en una reforma tributaria que alcance a los impuestos indirectos que afectan al consumo (como por ejemplo el IVA o el Impuesto a los Ingresos Brutos Provincial) y a los Impuestos al trabajo. De lo contrario, es de esperar que el nivel de carga tributaria que recae sobre los niveles inferiores de ingresos permanezca invariable en el tiempo", finaliza el informe.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas