Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tensión: los mensajes que mantienen viva la disputa

Reglas y leyendas para los visitantes argentinos

SEGUIR
LA NACION
Martes 20 de junio de 2017
La expectativa por el operativo no alteró la quieta calma en las islas
La expectativa por el operativo no alteró la quieta calma en las islas. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno / Enviado especial

PUERTO ARGENTINO.- Hay una tensión que no es explícita, pero cuya latencia da la sensación de que puede aflorar en cualquier momento. Un gesto, un comentario, una mirada, un cartel.

Hay pocas, casi nulas, referencias a los argentinos en las islas Malvinas. Pero sí hay condiciones que se deben aceptar para entrar y permanecer en el territorio.

Desde que uno se baja del avión, pasaporte en mano para que lo sellen, y recoge su valija frente a un cartel que dice "nuestras islas" en inglés hasta que le entregan un folleto con indicaciones que alertan sobre la "preocupación y aflicción pública" que puede generar tener una bandera argentina aquí o vestir uniforme militar argentino. "Por favor, no lo haga, para evitar inconvenientes y molestias innecesarias", dice el papel.

Pero el mensaje más contundente está en un edificio de esta ciudad. Son cuatro cartulinas escritas a mano con marcador negro que tapan cuatro ventanas del Marine Exploration Research Centre, el organismo encargado de otorgar las licencias de pesca, uno de los mayores ingresos de la isla. "La paz sólo puede ser alcanzada si la Argentina cesa todas las hostilidades contra nosotros, se disculpa por invadir nuestro país, reconoce nuestro derecho a la independencia y declina su reclamo por la soberanía." Bien directo. Otro: "No hay diálogo posible hasta que la Argentina deje de reclamar nuestras islas. Respeten nuestros derechos humanos". Uno más: "A la nación argentina y su pueblo: serán bienvenidos en nuestro país cuando declinen su reclamo por la soberanía y reconozcan nuestro derecho a la independencia".

La cuarta cartulina se refiere a un tema que parte aguas entre los isleños: los vuelos comerciales. "No queremos más vuelos hasta ni desde la Argentina", dice, en referencia a la discusión sobre la posibilidad de que se incrementen las conexiones con el continente, que por estas horas quedó trunca -según el gobierno inglés- por demoras en la cancillería argentina. Para el turismo, que también es fuerte aquí, es oro en polvo. Para los que escribieron el cartel, en cambio, el patriotismo puede más.

Te puede interesar