Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pánico en París por un atentado fallido en los Campos Elíseos

Un hombre estrelló un auto con explosivos contra un vehículo policial

Martes 20 de junio de 2017
0

PARÍS (De nuestra corresponsal).- El pánico volvió a apoderarse ayer de París cuando un terrorista embistió con su auto cargado de explosivos y armas una camioneta policial en los Campos Elíseos, a sólo 300 metros del palacio presidencial.

El incidente, que costó la vida a su autor, pero no provocó otras víctimas, ocurrió poco antes de la visita oficial del rey Abdullah de Jordania.

El auto del agresor, un Renault Mégane, atravesó la calzada y, en una acción claramente suicida, embistió de frente la primera camioneta de una columna de vehículos policiales. En el momento del impacto, se produjo una explosión y estalló un incendio dentro del auto.

Mientras algunos policías procuraban controlar el fuego con extintores, otros miembros de las fuerzas del orden lograron extraer al conductor. El hombre, que tenía una pistola en la mano y se encontraba "gravemente herido", falleció instantes después. Dentro del vehículo, llevaba por lo menos cuatro bombonas de gas, un fusil de asalto Kalashnikov, dos pistolas, municiones y cuchillos.

El ministro del Interior, Gérard Collomb, calificó el suceso de "atentado terrorista frustrado" y recordó que el riesgo de nuevos atentados en este momento en Francia es "extremadamente elevado". Si bien ninguna fuente oficial difundió el nombre del agresor, un documento de identidad encontrado dentro del vehículo permite pensar que se trata de Adam Lofti Djaziri, un franco-tunecino nacido en 1985 en Argenteuil (periferia de París).

El hombre figuraba en el fichero de musulmanes radicalizados. Los servicios de inteligencia lo seguían desde hacía tiempo debido a frecuentes viajes que realizó a Turquía pretextando una actividad de negociante en oro.

Djaziri poseía una sociedad denominada BRK Gold, creada en 2012 y domiciliada en los suburbios de París, donde también residen sus padres.

Los expertos de seguridad temen que los jihadistas que residen en Francia utilicen cada vez más explosivos y coches-bomba. Los servicios de inteligencia han detectado en las últimas semanas un nutrido intercambio de instrucciones, desde Siria y desde el interior del país, sobre la preparación de artefactos explosivos y el uso de bombonas de gas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas