Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Qué tiene el agro para ser supermercado del mundo

Martes 20 de junio de 2017 • 13:19
PARA LA NACION
0

En 2010, por primera vez en la historia de la humanidad la cifra de personas asentadas en poblaciones urbanas superó el 50%, una realidad que trae consigo una mayor demanda de alimentos y menos tierras disponibles para la producción de los mismos, generando cambios en los hábitos alimenticios del mundo. Ante este panorama, además de tantos otros factores, la Argentina tiene la gran oportunidad de convertirse en el gran supermercado del mundo.

Esta potencialidad surge de:

La posibilidad de mejora en la productividad a través de biotecnología

Mejora de utilización de recursos a través de una transformación digital

Fortaleciendo ecosistemas emprendedores en territorios rurales que permitan mejorar la productividad y la retención de jóvenes en el interior, que también serán fundamentales para llevar adelante ese sueño productivo al que hace mención el presidente Macri.

En este contexto, los emprendedores serán actores claves de este proceso. ¿Por qué? Porque son los emprendedores quienes tienen una gran capacidad para identificar nuevas oportunidades, agregando valor a las cadenas productivas locales por medio de la innovación y las nuevas tecnologías y generando arraigo en los territorios rurales.

Al mismo tiempo, el ecosistema emprendedor de nuestro país tiene el talento para transformar nuestra economía de exportación de granos en una economía de conocimiento que nos acerque más a la posibilidad de funcionar como supermercado del mundo.

Los pilares fundamentales para convertirnos en el supermercado del mundo son:

El desarrollo tecnológico (AgTech) donde los marketplace de alimentos, la biotecnología agro y el desarrollo de software que mejora la toma de decisiones encabezan las inversiones por la gran utilidad que brindan al sector del agro.

El talento argentino. Los argentinos nos destacamos por ese mix entre una sólida formación en instituciones y universidades, y un gran desarrollo de las llamadas “habilidades blandas” como ser el trabajo en equipo, la construcción de redes, etcétera, que se adquieren con experiencia, es decir haciendo.

La creación de ecosistemas empresariales locales. Aquí, el sector público tiene un rol muy importante. Hasta ahora ayudó a construir clubes emprendedores y ciudades emprendedoras, aunque creo que la nueva ley de emprendedores será clave para la expansión, ya que establece un nuevo tipo societario (SAS, Sociedad de Acciones Simplificadas) y la posibilidad del financiamiento para estimular los emprendimientos.

Existen un montón de otros factores que influyen en el contexto actual, que está cambiando el rol que juegan los países en la nueva economía y que afecta a la economía tradicional. Será fundamental para esto suceda, que la Argentina, además de recibir grandes sumas de inversiones para infraestructura, invierta en su talento para prepararlos a estos nuevos desafíos donde la propiedad intelectual es una camino que hay que empezar a transitar con una nueva impronta. Por todo esto, creo que la coordinación de todo el ecosistema emprendedor en todo el territorio del país hará del agro argentino, el nuevo supermercado del mundo.

El autor es socio de Barrero & Larroudé y presidente de Unaje

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas