Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Boca ya está en Bahía Blanca a la espera de saber si será hoy campeón del fútbol argentino

Cerca de 300 personas se agolpan en la puerta del hotel donde se hospeda el plantel xeneize; a las 20, puede celebrar el título si Banfield no le gana a San Lorenzo

Martes 20 de junio de 2017 • 16:04
0
-
-.

BAHÍA BLANCA.- Si es cierto que, como dijo el piloto de avión, a las 9 y algo de la mañana hacía tres grados bajo cero, pues entonces la gélida Bahía Blanca se dio a la tarde un respiro climático para darle su bienvenida a Boca, que aterrizó alrededor de las 15 con una idea en mente: dar la vuelta olímpica en esta ciudad.

Cielo algo nublado y temperatura apenas fresca recibieron al plantel que mañana, a las 19.45, se enfrentará con Olimpo al borde de la consagración o con la gloria ya saboreada, porque en caso de no vencer esta noche Banfield en el Nuevo Gasómetro, Boca ganará por 32ª vez (26ª en el profesionalismo) una liga.

cerrar

Unos 300 hinchas esperaron a los jugadores fuera del hotel céntrico donde Fernando Gago y compañía pasan sus horas hasta prenderse a los televisores para seguir desde las 18 San Lorenzo vs. Banfield. Los simpatizantes -mucho joven, mucha adolescente, mucha familia- aguardaron con algunos cantos medio desorganizados y bastante fugaces, pero cuando apareció el ómnibus estallaron en gritos y se convirtieron en una hinchada potente que sabía bien las letras.

Con dificultad, el colectivo estacionó ante la puerta del hotel. El primero en salir fue Guillermo Barros Schelotto; en seguida lo hicieron sus dirigidos más importantes y luego el resto de la delegación, incluidos varios empleados del club. Boca pidió unos 200 lugares a Olimpo para el partido de mañana, como para que muchos de los que trabajan cotidianamente en Brandsen 805 puedan presenciar lo que muy pocos: el pequeño estadio de la entidad bahiense estará abarrotado.

"Que de la mano de los mellizos todos la vuelta vamos a dar", "me parece que River no sale campeón; sale Boca, sale Boca, sí, señor" y otras canciones entonaron los fanáticos en la cuadra cortada de la calle España, pero los jugadores ni siquiera se detuvieron a saludarlos y pasaron como si en vez de aliento recibieran amenazas o insultos. Más tarde, cuando, ya instaladas las estrellas en sus habitaciones, ni siquiera un futbolista se asomaba a su ventana, los hinchas cantaron "nosotros alentamos, vengan a saludar".

Bahía Blanca hizo una pausa en su clima para que Boca sintiera calidez. Tal vez el plantel prefería lo opuesto.

cerrar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas