Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pánico en Bruselas al estallar una bomba en la central de trenes

Un terrorista activó un explosivo de baja intensidad en la principal estación de la capital; fue abatido por la policía

Miércoles 21 de junio de 2017
Militares y policías, ayer, al patrullar la zona de la estación central en Bruselas
Militares y policías, ayer, al patrullar la zona de la estación central en Bruselas. Foto: Thierry Roge/AFP
0

BRUSELAS.- El terror jihadista que tiene en vilo a Europa se trasladó ayer a Bélgica, donde un atacante hizo estallar una bomba de baja intensidad en la estación central de trenes de Bruselas, sin dejar víctimas civiles, en un incidente que terminó con el agresor abatido por las fuerzas de seguridad.

"Hubo un incidente en la estación central, ocurrió una explosión cerca de una persona, que fue neutralizada por soldados que estaban en el lugar. Hay numerosos policías en la estación y todo está bajo control", dijo un vocero policial. La fiscalía informó luego que la policía mató al agresor.

Los testigos dijeron que se oyó un fuerte estallido en la estación, y muchos corrieron buscando refugio en los restaurantes y otros sitios cercanos que tenían a mano.

El sospechoso habría gritado el conocido grito jihadista "Allahu Akbar" (Alá es grande) antes de hacer explotar "una valija con ruedas", según los testimonios.

"Hubo un movimiento de pánico de la multitud en la estación, la gente se puso a correr por las vías", dijo Arnaud Reyman, vocero de Infrabel, la empresa concesionaria del sistema de ferrocarril.

Las redes sociales mostraban fotos de una llamarada de fuego de varios metros en los pasillos de esta estación, aparentemente poco frecuentados en ese momento.

La estación ferroviaria fue evacuada y rastrillada en busca de sospechosos y explosivos, y se vaciaron por seguridad los edificios circundantes. El servicio de las líneas de metro que conectan con la estación central fue suspendido después del incidente.

Sin embargo la Gran Plaza de Bélgica, corazón de la ciudad y visitada diariamente por miles de turistas, a sólo 200 metros de la estación, no debió ser evacuada.

El atentado es uno más en la sucesión de ataques terroristas sufridos en los últimos meses en Europa, en particular en Gran Bretaña, donde los jihadistas realizaron dos operativos con autos y armas blancas en las calles de Londres y otro mucho más violento con explosivos durante un concierto de rock en Manchester.

Desde los atentados en París en noviembre de 2015, que dejaron 130 muertos, y en Bruselas en marzo de 2016 (32 muertos), ambos reivindicados por la organización terrorista Estado Islámico (EI), Bélgica se encuentra en un nivel de alerta terrorista 3 en una escala de 4.

Además, las operaciones y redadas policiales tienen lugar casi todas las semanas. La presencia de soldados armados con fusiles automáticos y protegidos con chalecos antibalas es constante en todos los puntos "calientes", como escuelas, centros comerciales y centros de atracción turística.

En medio del clima de pánico e intolerancia, sólo dos días atrás un hombre, que habría jurado lealtad a EI, embistió un coche de la policía en París. Ese mismo día otro individuo atropelló a un grupo de fieles musulmanes que venían de una mezquita de Finsbury Park, en el norte de Londres.

Agencias AFP, DPA y AP

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas