Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Denuncia penal por la desaparición del rincón histórico de la ex Richmond

Investigan si los dueños del inmueble y la Ciudad cometieron delitos contra el patrimonio e incumplieron deberes

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 21 de junio de 2017
De la tradicional confitería sólo queda una marquesina deteriorada
De la tradicional confitería sólo queda una marquesina deteriorada. Foto: LA NACION
0

Los responsables del local multimarca de ropa deportiva de Florida 468 -donde hasta 2011 funcionó la confitería Richmond- y funcionarios porteños enfrentan una investigación que deberá determinar si cometieron delitos contra el patrimonio e incumplimiento de deberes por la anulación del último rincón protegido del histórico reducto porteño, que frecuentaron Oliverio Girondo, Leopoldo Marechal, Ricardo Güiraldes y Jorge Luis Borges.

La Justicia comenzó a actuar por impulso de una denuncia penal que presentó la directora de la Asociación Ciudadana por los Derechos Humanos (ACDH), la ex diputada María José Lubertino. Fue a raíz de la desaparición de parte del mobiliario original de la confitería: la barra del bar, un par de mesas, sillas, algunas lámparas y espejos, que se conservaban en un "rincón de memorabilia" dentro del local.

En 2014, el entonces ministro de Cultura de la ciudad, Hernán Lombardi, acordó con los nuevos dueños del inmueble que se mantuviera intacto ese rincón, en homenaje a la historia de la Richmond.

El compromiso respondió al reclamo de asociaciones defensoras de patrimonio, quienes objetaron el cierre del bar en 2011 y su reapertura como negocio de ropa deportiva en 2014. "Cuando los antiguos propietarios decidieron vender, el lugar ya contaba con varias restricciones al dominio debido a las protecciones legales que ya estaban vigentes", comentó Lubertino.

La ley 3865 protegió el inmueble situado en Florida 468 al declararlo "patrimonio cultural de la ciudad de Buenos Aires".

Sin embargo, hace un mes y medio, Lubertino constató que todo rastro del mobiliario histórico había desaparecido. Y advirtió que si el Ministerio de Cultura porteño no intimaba a los propietarios, reactivaría las causas en lo contencioso administrativo y en lo penal que había iniciado en 2011 y 2014, respectivamente. Debido a la falta de respuesta visible, Lubertino presentó una nueva denuncia y la ratificó el 8 de junio. Quedó en manos de la jueza en lo criminal y correccional María Gabriela Lanzó y de la fiscal Mariana García.

Los acusados son los propietarios, arrendatarios y concesionarios de Richmond SA, Just For Sports; el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta; Guillermo Alonso, director de Museos, Patrimonio y Casco Histórico, y el hoy funcionario nacional Hernán Lombardi.

"El patrimonio porteño está amenazado por la impericia y connivencia de los funcionarios encargados de su cuidado con el negocio inmobiliario y la ineficacia judicial", sentenció Lubertino.

Respuesta oficial

Desde la Ciudad explicaron que no se quedaron de brazos cruzados tras la advertencia de principios de mayo realizada por la ex legisladora. La Subgerencia de Patrimonio del Ministerio de Cultura envió a inspeccionar el local de la calle Florida; luego, los funcionarios confeccionaron un informe que elevaron a la Procuración General de la Ciudad.

Según fuentes de la Subgerencia de Patrimonio, "se mandó una intimación" a los dueños de la tienda y la cuestión está ahora en manos de la Procuración General. "Nosotros estamos haciendo inspecciones semanales; fueron intimados dos de los dueños, pero no produjeron ningún cambio. Así que estamos esperando la orden para actuar", subrayaron. Y anticiparon que "debería haber novedades en los próximos días".

"La intimación ordenó que volviera todo al estado en que estaba en 2014. Además, elevamos todo a la Procuración General. Ahora hay que esperar la contestación", explicaron las fuentes.

En el local no respondieron a las consultas de LA NACION. Hoy, salvo las letras doradas sobre una marquesina en estado deplorable y los paneles de boiserie que visten parte de su interior, nada queda de la ex confitería: ni siquiera el rincón de memorabilia.

La confitería Richmond fue el bastión de escritores de vanguardia del denominado Grupo Florida, entre quienes estaban Girondo, Marechal, Güiraldes y Borges. El inmueble fue construido por el arquitecto Julio Domal -el mismo que dirigió las obras del Congreso de la Nación y el Teatro Colón- y está catalogado dentro del Área de Protección Histórica del microcentro. Además, la confitería fue declarada bar notable y bien integrante del patrimonio de la ciudad.

Antecedentes recientes

2011

Cierra la tradicional confitería

El histórico bar cerró sus puertas, en medio de un conflicto con los ex empleados por la pérdida de la fuente de trabajo

2014

Reapertura con modificaciones

El local reabrió como tienda de ropa deportiva. Defensores del patrimonio denunciaron la destrucción del tradicional inmueble. La Ciudad acordó con los nuevos dueños conservar un rincón de memorabilia

2017

Desaparecen los últimos muebles originales

La barra del bar, un par de mesas con sus sillas, algunas lámparas y espejos históricos desaparecieron del lugar. La reforma derivó en la radicación de una denuncia penal

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas