Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Copa Confederaciones: un poquito de Cristiano Ronaldo le alcanzó y sobró a Portugal para derrotar 1-0 a Rusia

El delantero del Real Madrid fue el autor del único gol en el estadio del Spartak de Moscú, en un partido que mostró todas las limitaciones de la selección local

Miércoles 21 de junio de 2017 • 14:22
SEGUIR
LA NACION
  |  
RusiaRusia

-

P
PortugalPortugal

-

P
0

-
-. Foto: LA NACION / Aníbal Greco

MOSCÚ - Con Cristiano Ronaldo es más fácil. Y con un poquito de Cristiano, no demasiado, alcanza incluso para ganarle en casa a todo un anfitrión del Mundial. Es lo que sucedió hoy en Moscú, con el 1-0 de Portugal sobre Rusia en uno de los partidos más esperados de la Copa Confederaciones .

Fue Cristiano el que a los 8 inició la jugada desde la derecha para cambiarla de frente a Bernardo Silva, que la volvió a cruzar hacia el área. Allí esperaba el (¿aún?) delantero del Real Madrid para cabecear al gol con insólita comodidad. Seguro que el arquero Igor Akinfeev no esperaba celebrar así sus 100 partidos internacionales.

Era un desafío complicado para Rusia, a la que el lujo de ser anfitriona del Mundial puede decirse que le llegó diez años tarde: ¡lo que darían los rusos por tener hoy jugadores como Andrei Arshavin, Roman Pavlyuchenko o Konstantin Zyryanov, brillantes semifinalistas de la Eurocopa 2008! De aquella selección sólo quedan precisamente Akinfeev y el tan veterano como talentoso Yuri Zhirkov.

Y así como aquella vez Rusia se estrelló ante la que sería campeona de Europa, España, esta vez lo hizo ante el último dueño de la Eurocopa y de la otra porción de la península ibérica, Portugal.

Cristiano mostró, sin exigirse demasiado, toda su clase, en un Portugal que vio funcionar a Adrien Silva y William como neutralizadores de los ataques rusos en el mediocampo. Si a eso se le suma el inquieto Cedric para revolucionar el ataque luso desde el lateral, se entiende por qué Rusia poco pudo mostrar en el primer tiempo. Un 2-0 de Portugal no hubiera sido exagerado.

En la segunda parte Rusia buscó empujar a Portugal hacia su arco, pero no pudo hacer mucho mas que eso: empujar. Los 42.000 espectadores que llenaron las tribunas en el estadio del Spartak de Moscú disfrutaron más de la tarde fresca y el aroma a pasto mojado que del acierto ofensivo de una selección limitada.

Suena improbable, pero es real: todos los integrantes de Rusia, desde el primer titular al último suplente, juegan en el fútbol de su país. Las distancias con un rival que tiene a estrellas o jugadores del Real Madrid, Barcelona, Mónaco o Borussia Dortmund fueron suficientes. Tanto es así, que Cristiano jugó apenas lo que necesitaba jugar. Le alcanzó con "matar" el partido en los primeros diez minutos.

Hubiera sido injusto, pero Rusia podría haberse llevado el empate en el minuto 90. Georgy Dzhikaya saltó frente al arco de Rui Patricio para aprovechar un corner llovido, y la pelota se fue apenas sobre el travesaño. Lógica pura para una discreta Rusia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas