Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Debieron ahorrarse los fantasmas

Miércoles 21 de junio de 2017
LA NACION
0

La consagración de Boca produjo dos episodios insólitos en Bahía Blanca: el plantel del campeón debió conformarse con ensayar un símil de vuelta olímpica en el lobby del hotel en el que espera su partido de hoy, consecuencia de la inveterada desorganización del fútbol argentino, situación de la que fue más víctima que responsable; y la fantasmal aparición en la vereda del mismo establecimiento de un grupo de jugadores –más algún dirigente de peso– envueltos en sábanas blancas, en inconfundible actitud de burla al eterno rival.

Nada habilitaba esa provocación que promueve violencia, y que habló pobremente de la identificación de los futbolistas con sus hinchas. Ellos encarnaron allí esa falsa condición de fanático que goza más de la desgracia deportiva ajena que con el éxito propio. Que no puede merecer aplausos, porque desata discordia y se vuelve semilla de enfrentamiento, una semilla que envenena al fútbol. No fue folclore, no fue mística, no fue sino una censurable demostración de inmadurez.

Foto: AFP
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas