Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La fortaleza mental en el deporte

Es uno de los requisitos más importantes y necesarios en toda actividad físicacompetitiva; permite no solamente enfrentar la presión, sino sobresalir y brillarbajo las circunstancias más exigentes

En la mente hay un aliado imprescindible
En la mente hay un aliado imprescindible. Foto: Pablo Tolmasky
Miércoles 21 de junio de 2017 • 00:09
0

Cada vez más, el mundo relacionado con el deporte, entrenadores, deportistas amateurs y de alto rendimiento, instituciones y centros de preparación toma conciencia de que existen variables psicológicas, mentales y ciertas características de personalidad que influyen, moldean o determinan el adecuado rendimiento deportivo. Lo más importante es que estas variables se pueden entrenar. En la actualidad, la psicología del deporte toma el eje central en la preparación y entrenamiento del deportistas. Al igual que entrenás tus músculos para potenciar tus habilidades físicas, necesitás entrenar tu mente. El músculo cerebral necesita entrenarse para optimizar todas sus fuerzas físicas y mentales.

A diario, nuestra tarea está puesta en evaluar, desarrollar y potenciar las habilidades que forman el diamante de la fortaleza mental. Se trata de la fortaleza que motoriza las energías bien orientadas para que la mente conduzca al cuerpo a lograr cosas extraordinarios, objetivos, metas y sueños deportivos y/o profesionales y/o personales.

La mente es la que gobierna todas nuestras pasiones y facultades para que el cuerpo logre sus resultados. La mente es donde se definen las ideas, pensamientos, afirmaciones, creencias y valores que determinan una visión acerca de uno mismo y del entorno. Estas determinan una realidad. Por eso, el rendimiento no es sólo físico, sino que es el resultado de todo lo que pensamos y sentimos. De tal manera, una mente negativa y compleja no llevará a buenas resultados.

Si tomamos en cuenta los aspectos de la mente pre y post competencias, previo a un evento o desafío, cuando las cargas físicas bajan en intensidad, aumentan las cargas psíquicas. Ahí es donde el deportista percibe cierta ansiedad por lo que pueda llegar a suceder con su performance. La sensación que gobierna es como si fuera a rendir un examen o si fuera a ser evaluado por otros. Intentar encauzar stos estados emocionales previos es muy importante para que el deportista no tire por la borda todo lo realizado durante meses de preparación. Y los aspectos emocionales, que faciliten la descarga de la tensión previa competencias, también se los puede entrenar. Nuestro cerebro, nuestra mente, tiene la capacidad de desaprender lo aprendido, es reeducable con el objetivo de adoptar buenos hábitos que faciliten los momentos previos al gran evento.

La fortaleza mental también se manifiesta en la capacidad con la que cuenta el deportista para adiestrar sus emociones. Cuando los resultados y sus expectativas no coinciden, es imprescindible estar preparado para aceptar que las experiencias deportivas se forman a partir de estos opuestos complementarios como perder o ganar, como previstos e improvistos. La mentalidad ganadora se funda en este aprendizaje continuo. La premisa es aprender del camino, de lo bueno y de lo malo, para que un mal resultado no saque a uno del foco que es la búsqueda de la excelencia.

En el plano de la preparación psicológica, las habilidades y las cualidades que marcan la excelencia deportiva son tales como la confianza en sí mismo, la sólida estimación, el autoestima, la motivación intrínseca, el compromiso y la actitud correcta frente al desafío definido. En el plano de las habilidades mentales, la concentración, el control de la atención, la imaginería, la visualización, la focalización, el establecimiento de objetivos, la planificación de entrenamientos y competiciones o la simulación de los entrenamientos. La presencia de estas habilidades facilita en los deportistas las experiencias especiales de "dejarse llevar" hacia el estado ideal de rendimiento y las experiencias Flow para dejar fluir lo mejor en la búsqueda de una mejor acción.

Por Cecilia Vallona, psicóloga MN 51257, especialista en Psicología del Deporte, Alto Rendimiento y Salud, Instructora Mindfulness en formación. Mail: info@psicofocaliza.com.ar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas