Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los cuatro días en los que Lionel Messi se sintió jugador de Manchester City

El diario catalán Mundo Deportivo reveló los detalles de la historia; fue después de la derrota de la Argentina con Chile y tras la sentencia por evasión fiscal

Miércoles 21 de junio de 2017 • 12:58
Josep Maria Bartomeu y Jordi Mestre, junto con Lionel Messi
Josep Maria Bartomeu y Jordi Mestre, junto con Lionel Messi. Foto: Diario Mundo Deportivo
0

Los medios españoles están conmovidos con la versión que indica que Cristiano Ronaldo dejará Real Madrid. El proceso por el que se lo acusa de evasión fiscal por 14,7 millones de euros, fue la razón por la que el portugués habría decidido irse de España. La situación se asemeja mucho a la que vivió Lionel Messi hace un año, cuando se conoció la sentencia por una causa similar. Según reveló una nota publicada por el diario Mundo Deportivo este miércoles, el argentino ya tenía tomada la decisión de abandonar Barcelona para ir a jugar en Manchester City.

El periódico contó al detalle cómo fueron los cuatro días en los que el club catalán tuvo que apelar a todos los recursos posibles para evitar la partida de su máximo ídolo. Y allí jugó un papel clave el uruguayo Luis Suárez. La historia fue confirmada a La Nación por un importante dirigente de Barcelona.

La Audiencia Provincial de Barcelona dictó la sentencia contra Lionel Messi y su padre el 7 de julio de 2016. Los condenaron a 21 meses de prisión. Messi venía de perder la final de la Copa América del Centenario ante Chile. Había anunciado su retiro de la selección argentina y su estado de ánimo no era el mejor. Se tiñó el pelo de rubio, una señal de los cambios que estaba necesitando.

La familia Messi se sintió en medio de una guerra entre Cataluña y el resto de España. El jugador tomó la decisión de irse de Barcelona. Se lo comunicó al presidente Josep Maria Bartomeu y pidió el traspaso a Manchester City, para volver a reunirse con su antiguo entrenador, Pep Guardiola. Hasta les dijo a los dirigentes que estaba dispuesto a hacer público su pedido.

El club le pidió que tomara el asunto con calma y le recordó que la cláusula de rescisión, que era de 250 millones de euros. Que jamás iban a dejarlo salir. Pero Manchester City ya estaba decidido a comenzar las negociaciones por la transferencia si Barcelona le daba el visto bueno. Hasta tuvieron conversaciones con los dirigentes catalanes. Estaban dispuestos a empezar a conversar por una oferta inicial de 150 millones de euros.

Según relata Mundo Deportivo, el 18 de julio de 2016, al día siguiente del pedido de Messi, la dirigencia le comunicó la complejidad de la situación al entrenador Luis Enrique, que el 19 comenzaba la pretemporada con el equipo. Messi tenía una licencia especial por haber jugado con la selección y no iba a participar de las dos primeras semanas de los entrenamientos.

Bartomeu y Jordi Mestre, vicepresidente deportivo del club, viajaron a Miami para reunirse con Jorge Messi. La respuesta fue la misma que la del jugador. Estaban hartos porque consideraban injusta la sentencia y no soportaban más la presión de los medios españoles con el tema. Aunque ellos no quisieran venderlo, tampoco les resultaría sencillo manejar la situación si se hacía pública.

Los dirigentes contactaron a Luis Suárez, que es hoy por hoy el hombre de mayor confianza del argentino en el plantel y que también estaba preocupado por su posible partida.

La noche del 19 de julio, el atacante uruguayo lo invitó a cenar a un lugar cerca de su casa. Empezó el operativo para convencerlo, para que recapacite, pero Messi seguía firme en su decisión. Al día siguiente volvieron a cenar juntos. Fue entonces cuando lo terminó de convencer de seguir. Es más, para seguir en ritmo y sacarse de la cabeza los temas judiciales, aceptó recortar una semana su descanso y volvió a las prácticas antes de lo previsto, y el 25 de julio de 2016 viajó para sumarse al plantel en Saint George's Park.

Un año después, Messi acordó su continuidad en el club hasta 2021 (o 2022 si ambas partes deciden prorrogar el contrato). Pero los hinchas de Barcelona nunca supieron lo cerca que Messi estuvo de vestirse de jugador de Manchester City.

Informe: Juan Ignacio Irigoyen.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas